La Costa Este de Estados Unidos es uno de los destinos transoceánicos más cercanos a España. Los vuelos entre Madrid y Nueva York , la puerta habitual de entrada a esta parte del país, son frecuentes y sin escalas y tienen una duración de unas 7 – 8 horas. El tiempo de vuelo unido al hecho de que es un país occidental donde podríamos encontrar lo mismo que pudiéramos necesitar para nuestra bebé que en España fueron las razones que nos hicieron decantarnos por este destino para nuestro primer viaje largo en familia. Os hacemos una pequeña guía para viajar con un bebé por la Costa Este de EE.UU. durante 15 días.

Edad del bebé

Iris tenía 8 meses y 13 días en el momento de inicio del viaje.

Clima y fecha del viaje

La fecha elegida fue del 15 al 29 de septiembre de 2013. El clima en esa fecha es similar al que puede haber en Madrid en la misma época: no hace aún frío pero tampoco mucho calor.

Es tal vez el momento idóneo para visitar la zona. Las temperaturas rondan entre los 18°C y los 25°C. Las mañanas y las noches son algo frescas y se precisa alguna chaqueta y el día es cálido y se podrá ir con manga corta.

Documentación
Como ya contamos en los preparativos se necesita pasaporte en vigor y el ESTA, una autorización que se solicita on line incluso para la bebé.

Viajar con un bebé a Estados Unidos

Iris en su sillita infantil en Nueva York

Maleta

Como ya comentábamos en el post de volar con un bebé, Iris no tenía derecho a llevar equipaje de mano, pero sí podíamos facturar una maleta para ella.

En cuanto a la ropa, como viajamos entre verano y otoño, llevamos un poco de todo: ropa más fresca, con manga corta para los días más cálidos y gorros para el sol, y ropa de entre tiempo, con manga larga, chaquetas finas de punto y una cazadora.

Para el aseo, llevábamos sus gel, su champú, su crema para el culete, crema solar, y su colonia habitual.  También llevamos un paquete pequeño de pañales para no tener que ir buscándolos nada más llegar.

Para el baño, como aún era pequeña, a solíamos bañar en el lavabo si era lo suficientemente grande o sino, me bañaba yo con ella en la bañera o ducha.

Alimentación

Con 8 meses, nuestra bebé seguía con lactancia materna y ya comía bastantes alimentos tanto triturados como enteros porque ya os contamos que combinamos el método tradicional de purés con el Baby Led-Weaning, en el que el bebé come él solito trozos.

Al continuar con lactancia materna, nos ahorramos el tener que llevar biberones y leche de fórmula. Sí que llevamos potitos de verdura y pollo/ternera y de fruta y galletas para bebé y tortas de maíz.

Viajar con bebé a EE.UU.

Iris mamando en el barco de Manhattan a Staten Island

Para los desayunos, con la teta y unas galletas, lo solucionamos. Para la comida, solía tomar su potito o trozos de nuestra comida, más teta de postre. Para la merienda, su potito de fruta o bien porciones de fruta que comprábamos. Para la cena, solía comer trozos de nuestra propia comida más teta de postre.

En cuanto a calentar la comida, no hemos precisado calentar los potitos porque a Iris no le gusta la comida caliente, sino que le gusta a temperatura ambiente. A pesar de que los potitos sin abrir se conservan bien sin necesidad de frío, llevamos también una pequeña bolsa isotérmica.

Aunque en muchos restaurantes vimos tronas para bebés, nosotros decidimos llevar nuestra propia trona portátil por si acaso. Es un elemento que no ocupa mucho espacio y que además, nos sirve como bolso porque tiene espacio para guardar pequeñas cosas como baberos, cubiertos o toallitas.

Salud

Siempre que viajamos fuera de Europa, contratamos un seguro médico de viaje + cancelación. Por ser lector nuestro, en IATI te hacen un descuento del 5%.

Además, como botiquín de primeros auxilios para la peque llevamos:

    • Apiretal (paracetamol infantil)
    • Dalsy (ibuprofeno infantil)
    • Eupeptina (para regular las deposiciones del bebé)
    • Termómetro
    • Crema para las picaduras de los mosquitos
    • Stick para los golpes
Transportes

Volamos en avión sin escalas Madrid – Nueva York y Nueva York – Madrid. Al ser un vuelo transoceánico, pedimos cuna para el bebe tanto a la ida como a la vuelta.

Para trasladarnos de Nueva York a Boston, de Boston a Niagara Falls, de Washington al Condado de Lancaster y del Condado de Lancaster a Nueva York, utilizamos coche de alquiler con su correspondiente sillita infantil.

Para ir de Niagara Falls a Washington, al ser un trayecto de muchísimos kilómetros optamos por un vuelo doméstico de una hora de duración entre Buffalo, que es el aeropuerto más cercano a las cataratas del Niágara, y la capital de Estados Unidos.

Cómo movernos con el bebé por las ciudades

Al igual que en el viaje por Budapest y Praga, llevamos sillita de paseo y mochila ergónomica «Manduca». La mayor parte del tiempo usamos la silla y cuando la peque se cansaba o para entrar a determinados sitios, utilizábamos la mochila ergonómica. Ya os contamos que la Manduca es una mochila que pesa apenas unos 600 gramos y ocupa muy poco espacio y se puede llevar dentro de cualquier maleta o mochila.

En general, en las distintas ciudades que visitamos en Estados Unidos, podremos usar la silla ligera sin problemas. Tan solo encontramos «problemas», por llamarlo de alguna manera, para subir al Top of the Rock, que tuvimos que dejar la silla, al igual que el trípode de la cámara, en la entrada, antes de subir, pero te lo guardan, y en un restaurante, en el Ellen Stardust en Manhattan, que nos quedamos con ganas de entrar, pero que era obligatorio entrar con la silla plegada porque hay poco espacio. Y no entramos porque las dos veces que tratamos de ir, Iris estaba dormida ya y no era plan de despertarla para plegar el carro.

El día a día en Estados Unidos

Estados Unidos es un país en el que se pueden encontrar las mismas cosas que se pudieran necesitar para el bebé en España. Para comprar pañales o potitos, podremos hacerlo en las ‘phamarcy’, que son una especie de pequeño supermercado que además de encontrar medicamentos puedes encontrar de todo o los ‘drugstore’. Una de estas tiendas que usamos bastante es de la cadena CVS.

En cuanto a cambiadores, en los centros comerciales hay. También en algunos restaurantes. Pero para no andar buscando los cambiadores, normalmente usábamos la propia silla de la niña como cambiador.

Aunque nosotros llevamos trona, en muchos restaurantes nos ofrecieron trona. Así que si alguien quiere prescindir de ella, podría hacerlo.

Alojamientos

Nos alojamos durante todo el viaje en hoteles. Tan sólo en Boston nos pusieron cuna sin coste. En los demás hoteles, o nos pusieron una cama extra sin coste alguno o no nos pusieron nada y tuvimos que compartir cama los tres.

Itinerario

DÍAS 1 Y 2: Alto y Bajo Manhattan

DÍA 3: Contrastes de Nueva York

DÍA 4: Paseando por Wall Street y un atardecer en Brooklyn

DÍA 5: En el Empire State y de museos

DÍA 6: De compras en Nueva York

DÍA 7: Un crucero en Nueva York, el Intrepid Museum y el High Line

DÍA 8: Boston y el Freedom Trail

DÍA 9: Pesadilla en la carretera

DÍA 10: Un día en las cataratas del Niágara

Viajar con bebé a EE.UU.

En helicóptero en Niagara Falls

DÍA 11: El cementerio de Arlington en Washington

DÍA 12: En el Capitolio y el Pentágono y en The National Mall y la Casa Blanca

DÍAS 13-14: En el Condado de Lancaster

DÍA 15: Una misa góspel en Nueva York

Más información sobre este viaje en nuestro Diario de Viaje por la Costa Este de Estados Unidos
 

Pin It on Pinterest