Tras visitar por la mañana el Capitolio y el Pentágono, nos quedaba la tarde para descubrir algunos de los iconos más representativos de Washington. Intentaríamos visitar al presidente de Estados Unidos, Barak Obama, en la Casa Blanca y recorrer The National Mall desde el Capitolio hasta el Memorial de Lincoln.

Visita a la Biblioteca del Congreso

Como nos había quedado pendiente la visita a la Biblioteca del Congreso, hacia allí nos dirigimos tras la comida. La visita es gratuita y bien merece la pena porque es muy chula. Se ubica en el edificio Thomas Jefferson, que está detrás del Capitolio. Está considerada como una de las bibliotecas más grandes del mundo. Hay visitas guiadas, pero nosotros no llegamos a tiempo de la última visita del día que es a las 15.30 horas. Pero puedes deambular por donde quieras. Aunque antes se pasan los pertinentes controles como en todas partes con sus escáner.
Lo más llamativo es la gran sala de lectura de la segunda planta a la que te puedes asomar a través de unas cristaleras y el vestíbulo que es impresionante. Junto al bonito vestíbulo destaca que entre los ejemplares que alberga está una copia en perfecto estado de la Biblia de Gutenberg, y el borrador de la Declaración de Independencia estadounidense.
Biblioteca del Congreso

Biblioteca del Congreso

 The National Mall y la Casa Blanca

Al salir nos dirigimos a la explanada que hay delante del Capitolio a hacernos unas fotitos y estuvimos haciendo el tonto haciéndonos fotos saltando. Pillamos a un japonés por banda que nos hizo fotos saltando en familia. ¡Iris se partía de risa! Tras el momento tonto del día, empezamos a recorrer con calma la zona llamada The National Mall con intención de dirigirnos hacia la Casa Blanca a ver si nos recibía Obama.

Saltando delante del Capitolio

Saltando delante del Capitolio

La verdad es que en el mapa las distancias engañan y parecía que estaba mucho más cerca de lo que resultó. Pasamos por la puerta del edificio del FBI. Nos hicimos las fotos pertinentes y continuamos. Al llegar a la Casa Blanca nos sorprendió enormemente. Para empezar parecía más pequeña de lo que siempre habíamos visto por la tele.
Además, estaba en medio de más edificios. Siempre había creído que era un edificio que estaba alejado de todo, como en medio de la nada, pero no. Había mucha gente haciéndonse fotos y cuando íbamos a hacernos la nuestra un simpático policía, que nos contó que era de Puerto Rico, se ofreció a hacernos las fotos. ¡Qué majo! No quiero hacer comparaciones (porque las comparaciones son odiosas), pero la verdad es que un ofrecimiento como ese o similar, jamás lo he visto (ni creo que lo vea) en un policía en España. Evidentemente Obama no nos recibió… ¡¡Con lo mona que habíamos puesto a Iris para hacer la visita! 😛
Casa Blanca

Casa Blanca

Luego dimos la vuelta a la Casa Blanca para ver el otro lado, el que da al Mall, y esa parte si que me recordó más a lo que habíamos visto en otras ocasiones en la tele. Lo malo de ese lateral es que queda bastante lejos de la gente y no quedan muy allá las fotos desde tan lejos.
Tras el intento fallido de ver a Obama nos dirigimos hacia el Obelisco que preside el Mall. Cuando estuvimos nosotros en septiembre de 2013 estaba cerrado, en reformas por el huracán Sandy. Es posible entrar y subir en él pero no en aquel momento. Antes de llegar al Obelisco hicimos una paradita para que Iris merendara y estuvimos observando las típicas estampas que se ven en las películas americanas: gente haciendo deporte o jugando al rugby en el Mall.
Nuestra siguiente parada después del descanso fue ir a ver el Lincoln Memorial que está en el lado opuesto al Capitolio. Como ya he dicho, las distancias son mucho más grandes de lo que parece en el plano, por lo que después de mucho caminar llegamos casi cuando estaba cayendo la noche (en septiembre anochece poco antes de las 19.00 horas).
Memorial de Lincoln

Memorial de Lincoln

En el Lincolm Memorial nos encontramos con otro de los iconos de la ciudad: la enorme estatua del presidente Abraham Lincoln sentado y con inscripciones de algunos de sus discursos más celebres. Es un edificio que tiene forma de templo griego. El acceso es gratuito. En la parte baja del memorial hay una pequeña exposición sobre Lincoln.
Luego continuamos hacia otros puntos de interés en el National Mall como el Monumento a los Veteranos de la Guerra de Corea, el Monumento a los Veteranos de la Guerra de Vietnam y el Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial. Como era de noche ya, se veían muy mal los monumentos en cuestión, porque, aunque parezca incomprensible teniendo en cuenta que son puntos muy turísticos, carecían de iluminación. El más llamativo e impresionante de todos es el de Corea, con un montón de estatuas de soldados a tamaño real.
Nos habría gustado acercarnos a otro memorial, el de Jefferson que está a otro lado del Mall, pero después de la caminata que ya nos habíamos pegado durante todo el día, no nos apetecía ir a hasta él porque aunque se veía relativamente cerca, tenía pinta que la distancia era grande. Así que emprendimos la vuelta al hotel andando con parada a cenar en el mismo sitio que la noche anterior que nos había encantado.
Memorial de la Guerra de Corea

Memorial de la Guerra de Corea

¿Qué más ver en Washington?

Nuestra estancia en la capital estadounidense acababa al día siguiente de buena mañana, por lo que nos quedaban aún cosas por ver y que nos habría encantado visitar como el National Air and Space Museum (Museo Nacional del Aire y el Espacio), que tiene una enorme colección de aviones de todos los tiempos y naves espaciales.
Gastos del día

  • Billetes de metro al Capitolio: 3,10 x 2 = 6,20$
  • Billetes de metro al Pentágono: 3,10 x  2 = 6,20$
  • Imán de recuerdo comprado en el Pentágono: 3,18$
  • Billetes de metro al Capitolio: 2,70 x 2 = 5,40$
  • Comida en tailandés Talay Thai: 2 pad thai + calamares + agua gratis: 28,44$
  • Red bull + coca cola en puesto ambulante en The Mall: 5$
  • Cena en Roti Mediterranean Grill (junto al metro de Foggy Botton): 2 platos de arroz con carne + agua gratis: 19,69$
  • 2 cupcakes + caja de minicupcakes en Whole Food Market: 8,37$

Pin It on Pinterest