Lisboa: Torre de Belém

Torre de Belém

La capital de Portugal es una de las que más nos gustan de Europa. Tal vez no sea tan elegante como París, ni con tanta historia como Roma, ni tan moderna como Londres, pero desde luego es una ciudad ideal para una escapada de tres días. En este post os mostramos qué hicimos nosotros cuando visitamos Lisboa en tres días.

Día 1

La Baixa

Comenzamos la ruta en el barrio de La Baixa, paseando por la Rua Augusta, que une la plaza do Comercio, donde nos encontramos el Arco del Triunfo, con la plaza de Figueira. La Baixa es un barrio comercial, situado en la parte baja de la ciudad, como indica su nombre, y que fue reconstruido por completo en un estilo clásico tras el terremoto que destruyó Lisboa en 1755.

Arco-de-la-Victoria

Castillo de San Jorge

En la plaza de Figueira cogemos el tranvía 28 para subir hasta el Castillo de San Jorge, que está en la parte más alta de la ciudad. Este tranvía 28, sin ser un tranvía pensado para los turistas,  bien es cierto que es recomendable montar en él porque pasa por los principales puntos de interés turístico de Lisboa.

Desde la fortaleza, hay unas vistas estupendas de la ciudad. Fue construido en el siglo V por los visigodos y luego fue residencia de los reyes de Portugal.

Información
Horario: de noviembre a febrero: 9.00 – 18.00 horas. De marzo a octubre: 9.00-21.00 horas.

Precio 2014: 7,5 € adultos, 4€ estudiantes y seniors, gratis para los menores de 10 años.

Mirador de Graça

Al lado del castillo nos encontramos con el Mirador de Graça desde donde también se pueden ver buenas vistas de la ciudad y de manera gratuita.

La Alfama y los miradores

Tras la visita, bajamos andando hasta llegar a la Catedral de Lisboa, conocida como La Sé, construida en el siglo XII. Durante el terremoto sufrió varios destrozos. Si en vez de bajar andando, prefieres bajar en transporte público, el tranvía 28 también para junto a La Sé.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antes de llegar a La Sé nos encontramos con los miradores de Santa Luzia y Portas do Sol, desde los que se tienen unas vistas magníficas de la ciudad, aunque en especial de la Alfama, antiguo barrio de pescadores y cuna del fado. Aunque las vistas son mejores desde Portas do Sol, el de Santa Luzia tiene un encanto especial y es mucho más mono con su jardincito.

Casa dos Bicos y plaza do Comercio

Seguimos callejeando hasta llegar a la Casa dos Bicos, construida en 1523, y muy próxima a la plaza do Comercio, una de las más bonitas de Lisboa y que se levanta sobre el solar donde estuvo el Palacio Real que fue destruido por el terremoto de 1755.

En la plaza destaca el Arco del Triunfo que se construyó para celebrar la reconstrucción de la ciudad tras el seísmo, y la estatua ecuestre de José I, monarca que estaba reinando en 1755.

 

DÍA 2

Plaza de Figueira y de Rossio

Comenzamos el día en la  la plaza de Figueira, una plaza bastante concurrida y en la que paran muchos tranvías y autobuses y que se construyó después de que el terremoto de 1755 destruyera el hospital que ahí se ubicaba.

Seguimos hacia la plaza del Rossio, el equivalente a la Puerta del Sol de Madrid, el centro neurálgico de Lisboa, y que ya existía en el siglo XIII.  A ambos lados de la plaza hay muchas tiendecitas, bares y restaurantes. Entre los puntos de interés destaca la estatua del rey Pedro IV y la vistosa estación de tren de Rossío (si queréis visitar Sintra en transporte público, de esta estación salen los trenes).

Elevador de Santa Justa

Nos dirigimos hacia el Elevador de Santa Justa que une el barrio de La Baixa con el de Chiado.  Aunque el elevador es en realidad un medio de transporte, se ha convertido en una atracción turística. Su estructura nos recuerda ligeramente a la Torre Eiffel de París y eso es porque fue construido por un seguidor del arquitecto francés. Desde lo alto del elevador hay unas vistas espléndidas de La Baixa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Chiado y la Iglesia do Carmo

Al llegar al Chiado, visitamos el café A Brasileira, que es uno de los cafés más antiguos de la ciudad. En la terreza de la cafetería hay una mesa con una estatua de Fernando Pessoa, con quien los turistas se suelen hacer fotos (nosotros también).

El Chiado es el barrio bohemio de Lisboa y se ubica entre La Baixa y el Barrio Alto. Entre sus monumentos más representativos nos encontramos con las ruinas de la Iglesia do Carmo, que quedó destruida tras el terremoto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Panteón Nacional

A continuación nos dirigimos a la Alfama para visitar el Panteón Nacional, una iglesia barroca que también se la conoce como Santa Engracia. Desde el pasado siglo funciona como panteón de personajes ilustres como los presidentes de Portugal. Es posible subir a su cúpula, desde donde se tiene una buena visión de la ciudad.

Información
Horario: de noviembre a febrero: 9.00 – 18.00 horas. De marzo a octubre: 9.00-21.00 horas.

Precio 2014: 3 € adultos, 60% estudiantes, gratis para los menores de 14 años y los domingos y festivos hasta las 14.00 horas.

Elevador de Glória y plaza de los Restauradores

Regresamos a La Baixa, y nos dirigimos a la plaza de los Resturadores -esta plaza conmemora la liberación de la ciudad del dominio español en el siglo XVII- para coger el Elevador de Glória, que viene funcionando desde 1885. Fue diseñado por el mismo arquitecto que el que hizo el Elevador de Santa Justa. En medio de la plaza hay un obelisco para conmemorar tal acontecimiento. Utilizaremos el elevador para llegar al Mirador de San Pedro de Alcántara, en el Barrio Alto.

Mirador de San Pedro de Alcántara

Desde el Mirador de San Pedro de Alcántara se tienen una de las mejores vistas de la ciudad. Podemos contemplar La Baixa, Alfama, el Castillo de San Jorge y el río Tajo. Además, cuenta con un mural de azulejos en el que hay un plano con los monumentos que se pueden ver desde este mirador. Un buen momento para subir es al atardecer.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Avenida de la Liberdade

Regresamos nuevamente a La Baixa y paseamos por la avenida de la Liberdade, que es la más majestuosa de Lisboa, y en la que nos encontramos edificios del siglo XIX y con mosaicos de azulejos en el suelo.

DÍA 3

Barrio de Belém

En la Plaza del Comercio cogemos el tranvía 15 que nos llevará al barrio de Belém, uno de los más turísticos y monumentales de la ciudad, aunque alejado del centro. Es también importante este barrio porque de aquí salieron los exploradores portugueses. Tres son las visitas obligadas en esta zona: el Monasterio de Belém, la Torre de Belém-símbolo de la ciudad- y el Monumento a los Descubridores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Además, en este barrio se encuentra la célebre pastelería donde se preparan los famosos «pasteis de Belém«, un dulce muy típico. Se elaboran en Antiga Confeitaria de Belém. Su receta es secreta, pero los pasteis de Belém los puedes encontrar en muchas pastelerías de la ciudad.

Torre de Belém

Construida a principios del siglo XVI en estilo manuelino, la Torre de Belém fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Se encuentra en la desembocadura del río Tajo y sirvió como defensa de la ciudad, faro y espacio aduanero. Tiene cinco pisos y la manera de acceder a ellos es a través de una escalera de caracol. De su época como lugar defensivo, se pueden ver algunos cañones.

Información
Horario: de octubre a abril, de 10.00 a 17.00 horas y de mayo a septiembre, de 10.00 a 18.30 horas. Cierra los lunes.

Precio 2014: 5 € adultos (aunque hay una entrada combinada con el Monasterio de Belém que cuesta 10 €), gratis para los menores de 14 años.

Monasterio de los Jerónimos

Este monasterio comenzó a construirse a principios del siglo XVI y se terminó a finales del siglo XVII. Es de estilo manuelino y se  construyó para celebrar el regreso de la India de Vasco de Gama. En el interior de la iglesia, que es impresionante, se encuentran las tumbas del propio Vasco de Gama, de Luís de Camões y de Fernando Pessoa. Tiene un precioso claustro, de los más bonitos que hemos visto hasta el momento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Información
Horario: de noviembre a febrero: 9.00 – 18.00 horas. De marzo a octubre: 9.00-21.00 horas.

Precio 2014: 7,5 € adultos, 4€ estudiantes y seniors, gratis para los menores de 10 años.

Monumento a los Descubridores

El Monumento a los Descubridores se construyó para celebrar el quinto centenario de uno de los descubridores portugueses más importantes: Henrique el Navegante, que descubrió las islas Azores, Madeira y Cabo Verde. Es posible subir al monumento y desde las alturas contemplar el barrio de Belém. A los pies del monumento hay un mosaico que es una rosa de los vientos.

Parque de las Naciones y la Expo Lisboa 98

El Parque de las Naciones es el lugar donde se celebró al Exposición Universal de Lisboa de 1998. De esta zona destaca especialmente la estación de Oriente, que es obra del arquitecto español Santiago Calatrava.

Si dispones de más de tres días para descubrir Lisboa, en las cercanías tienes otros lugares de interés a visitar como Sintra, que es Patrimonio de la Humanidad, Cascais o Estoril.

Pin It on Pinterest