Hacía tiempo que teníamos ganas de visitar la capital británica, pero siempre que poníamos nuestra atención buscando alguna oferta de vuelos baratos, terminábamos desistiendo porque no encontrábamos nada que nos cuadrara y en cambio, encontrábamos ofertas para otros destinos. Hasta que por fin llegó nuestra oportunidad. Contábamos con poco tiempo, por lo que ideamos una ruta para ver Londres en tres días.

Qué ver en Londres en tres días

Disponíamos de tres días prácticamente completos, porque al cuarto día, ya volvíamos a Madrid. Y el primer día, nuestro vuelo a Londres llegaba lo suficientemente temprano para que pudiéramos aprovecharlo bien.

DÍA 1

  • Tras dejar nuestras maletas de mano en el hotel que reservamos, que fue el Astors Hotel, nos fuimos corriendo al Buckingham Palace… A las 11.30 era el cambio de guardia y disponíamos del tiempo justo para llegar y ningún otro día nos cuadraba ir. En invierno (fuimos en marzo), no se celebra todos los días, suele ser en días alternos. Lo mejor para saber horarios y días es consultar en su página web. Llegamos con puntualidad británica, pero para poder ver bien el cambio de guardia es recomendable ir con más tiempo para coger sitio porque nosotros no pudimos verlo muy bien que digamos. (Metro: Victoria o Saint James Park).

  • Andando seguimos nuestra ruta hacia la Catedral de Westminster, que no hay que confundirla con la Abadía del mismo nombre, donde se casó el príncipe Guillermo con lady Catalina el año pasado. La catedral es el templo principal de los católicos y es, además, la mayor iglesia católica de Inglaterra y Gales. En su interior hay bonitos mosaicos. La entrada es gratuita. (Metro: Victoria).
  • A continuación, nuestros pasos nos llevaron por Victoria Street hasta la Abadía de Westminster. Es uno de los monumentos religiosos más importantes de Londres. Y lo es porque ha sido el escenario de coronación de los reyes ingleses y también lugar de entierro para muchos de ellos y también para personajes ilustres como Charles Darwin o Isaac Newton. La entrada es un pelín cara (en próximas entradas ya os contaré cómo ahorrar en esta ciudad), pero bien merece la pena por toda la historia que tiene. En su interior no está permitido hacer fotos. El precio de la entrada es de 16 libras en marzo de 2011. (Metro: Saint James Park o Westminster).
  • Casi en frente de la Abadía nos encontramos con el Palacio de Westminster que es también más conocido como el Parlamento y que es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Otra atracción del Palacio es su famoso reloj, icono de la ciudad, el Big Ben, que actualmente se llama en realidad Elizabeth Tower (le cambiaron el nombre durante las celebraciones del 60 aniversario del reinado de la reina Isabel II). Cuando nosotros estuvimos no se podía subir al reloj, pero ahora al parecer sí que es posible por unas 18 libras. Lo que si nos fue posible fue visitar el Parlamento por dentro. Si es día de sesión es gratis. Y también se puede visitar los sábados durante todo el año y en verano cualquier día de la semana por un precio de 15 libras. (Metro: Westminster).
  • A continuación, fuimos al London Eye, o también conocido como Millenium Wheel, la famosa noria de Londres. Tiene una altura de 135 metros, lo que la convierte en un estupendo mirador de la ciudad. (Metro: Westminster o Waterloo).

IMG_8058

  • Una vez con los pies en la tierra seguimos caminando por Whitehall dirección Trafalgar Square. Por el camino, nos encontramos con Downing Street, 10, que es donde vive el primer ministro británico, y con Horse Guards Parade. Aquí también es posible ver un cambio de la guardia montada del estilo del que hay en el Palacio de Buckingham, pero nosotros no pudimos verlo. El horario es de lunes a sábado a las 11.00 horas y los domingos a las 10.00 horas. (Metro: Westminster).
  • Trafalgar Square es una de las plazas principales de Londres, construida para conmemorar la batalla de Trafalgar. Es un lugar habitual de manifestaciones y donde suelen celebrar la llegada del Nuevo Año… En la zona central se encuentra la Columna de Nelson. Al norte de la plaza está la National Gallery que es el principal museo de arte de Londres, pero que nosotros no visitamos. En uno de los laterales está la iglesia St Martin’s-in-the-Fields y en otro de los laterales está el Arco del Almirantazgo que da paso a The Mall, una calle que va a parar al Palacio de Buckingham. (Metro Charing Cross).
  • Nuestros pasos nos fueron llevando por Charing Cross hasta Leicester Square, zona llena de cines y teatros, donde se puede ver algún musical de los que estén cartelera… Sería como el equivalente a la Gran Vía en Madrid. (Metro: Leicester Square).
  • Seguimos caminando hasta llegar al Soho, un barrio moderno y multicultural, el barrio gay por excelencia. Hay numerosos pubs y restaurantes. Tras callejear por el Soho, nos dejamos caer por Chinatown, el barrio chino de Londres, donde por un instante podemos sentirnos como si estuviéramos en la misma China, con restaurantes con sus patos colgando. (Metro: Leicester Square)
  • Para finalizar el día, terminamos en Picadilly Circus para hacernos fotos con sus famosos letreros publicitarios de neón. También hay en esta plaza numerosos teatros. (Metro: Picadilly Circus).
Picadilly Circus

Picadilly Circus

DÍA 2

  • Comenzamos el día visitando a primera hora la catedral de Saint Paul (que a mí personalmente me gustó más que la Abadía de Westminster). Ha sido escenario de eventos como la boda entre el príncipe Carlos y Lady Di. A los que les guste las vistas desde las alturas, les recomiendo subir los 259 escalones que llevan a su cúpula, desde donde podremos obtener unas bonitas fotos panorámicas de la City, el distrito financiero de Londres. Precio: 15 libras. (Metro: Saint Paul).
Catedral de Saint Paul

Catedral de Saint Paul

  • Relativamente cerca se encuentra la Torre de Londres, que no es una única torre como indica el nombre, sino una fortaleza, un complejo con varios edificios. Ha tenido un papel importante en la historia británica ya que ha sido también palacio real y prisión. En uno de sus edificios se pueden ver las Joyas de la corona británica (pero no está permitido hacer fotos). Además, en la torre están los famosos beefeater, que son sus guardias, aunque suelen hacer de guías turísticos. Precio: 20,90 libras. (Metro: Tower Hill).
Beefeaters

Beefeaters

  • Casi al lado está el Puente de Londres, otro de los iconos de la ciudad. Es posible entrar dentro, pero nosotros solo lo visitamos por fuera.
  • A continuación cogimos un autobús y nos acercamos a Covent Garden, un antiguo mercado que ha dado paso a tiendas de ropa, de flores, de antigüedades y restaurantes, con espectáculos de mimo, de funámbulistas y de músicos en la calle. (Metro: Leicester Square).
  • Desde allí volvimos en metro hasta la Catedral Saint Paul para cruzar a través del Puente del Milenio, puente peatonal de Norman Foster, hasta la otra orilla del Támesis para entrar en la Tate Modern (Museo Nacional de Arte Moderno), (la entrada es gratuita), pero solo para subir a la terraza para hacer fotos. Muy cerca se encuentra The Globe, teatro construido en época de Shakespeare, pero nosotros solo lo vimos de lejos.
Puente de Londres

Puente de Londres

  • Y dado que este día coincidió con que era viernes y los viernes el British Museum cierra a las 20.30 horas (el resto de la semana cierra a las 17.30 horas), aprovechamos para dejarnos caer. Aunque no somos muy de museos, este no queríamos perdérnoslo porque alberga una de las mejores colecciones de antigüedades como la colección sobre el Antiguo Egipto, con la célebre piedra Rosetta en sus vitrinas. Como el museo es muy grande, hay en su web dos intinerarios a seguir para ver lo principal: de una hora y de tres horas. Nosotros hicimos una combinación de ambos. Por cierto, la entrada es gratuita. (Metro: Russel Square, Tottenham Court Road o Holborn).

DÍA 3

  • Para empezar el día fuimos a dar un paseo por Hyde Park, uno de los parques más grandes y famosos de Londres. Como era tempranito, vimos que muchos londinenses lo utilizan para hacer footing. El parque está dividido en dos por el Lago Serpentine. Justo al lado se encuentra Kensington Garden, otro parque importante, que a veces se confunde y se piensa que forma parte de Hyde Park. Entre los puntos de interés del parque está el Speaker Corner (junto a la puerta de salid junto al Marble Arch), donde  la gente puede hablar libremente de lo que quiera en público, siempre que se respete la ley. Creo que se utiliza los domingos. También destaca el Memorial de Diana de Gales y el Memorial del Holocausto. (Metro: Hyde Park).
  •  Junto a Marble Arch (monumento de mármol blanco de Carrara y que corona Oxford Street), cogimos un autobús hasta el barrio de Notting Hill. Destaca por el colorido de sus casas. Es conocido por la película homónima y también porque por estas fechas en este barrio se celebra el carnaval de Notting Hill… Asimismo, es conocido por el mercado de Portobello que se monta a diario, aunque el día fuerte es el sábado. Entre los numerosos puestos, destacan los de antigüedades, pero también es posible encontrar puestos de comida de todas partes (¡¡¡llegamos a ver cómo hacían paella!!!), e incluso vender productos perecederos como pescado fresco y carne. El mercado tiene unos tres kilómetros de longitud, entre Portobello Road y Landbroke Grove. (Metro: Westbourne Park o Ladbroke Grove).
Camden

Camden

  • Y como el día iba de mercados, de allí nos fuimos a otro de los más famosos: al mercado de Camdem, al que llegamos en metro. El mercado de Camdem es en realidad varios mercados instalados en ese barrio, en torno a Regent’s canal, donde se pueden encontrar infinidad de artículos en sus tiendas y puestos: desde ropa barata, de segunda mano, alternativa hasta antigüedades, artículos para el hogar, y pasando por numerosos puestos de comida de todas partes del mundo. (Metro: Camdem Town o Chalk Farm).
  • De todo el conglomerado de mercados que hay en Camdem, destacaría Stables Market, que era en la antigüedad unos establos y hospital veterinario. Son muy vistosos con sus numerosas estatuas de caballos. En él, hay tiendas de ropa, muebles, complementos… También es bastante llamativa la tienda Cyberdog, una tienda de ropa. Cuando entras parece que entras en realidad en una discoteca con la música a todo volumen… ¡¡¡Si tienen hasta go-go’s!!! Eso sí, en su interior está prohibido hacer fotos.
  • También esta zona es un buen lugar para comer: junto a Regent’s canal, hay muchos puestos de comida barata: japonesa, tailandesa, mexicana, china, hindú, española…Las tiendas del mercado abren entre las 9.30 y 17.30 horas de martes a domingo, mientras que los puestos están de 8.00 a 18.00 horas.
  • Nuestra siguiente parada fue el Museo de Historia Natural. Como en el British Museum, la entrada es gratuita también. Posee una gran colección de especímenes de botánica, paleontología, mineralogía y zoología. Tenía interés en visitarlo por su colección de fósiles de dinosaurio, como el diplodocus que aparece en la foto y que da la bienvenida cuando entras en el museo. Otro punto curioso a visitar es una sala que tiene donde se reproduce el que hasta el momento de nuestra visita era uno de los terremotos más terribles que vivió Japón (estuvimos tan solo una semana antes del gran tsunami que asoló en marzo de 2011 parte del país nipón). Es una salita dedicada al terremoto de Kobe de 1995 y en donde se reproduce la intensidad del mismo. (Metro: South Kensington).
 Museo de Historia Natural

Museo de Historia Natural

  • No queríamos terminar nuestra visita a Londres sin ir a conocer uno de sus almacenes comerciales más conocidos: Harrods. Es como un Corte Inglés, pero mucho más bonito. El edificio por fuera ya promete, pero su interior es espectacular… ¡Casi parece que estés en un museo! ¡Qué decoración! Eso sí, los precios son algo elevados. (Metro: Knightsbridge).

En Londres hay muchos más atractivos, pero si dispones de tan solo tres días como fue nuestro caso, con este itinerario puedes ver muchos de ellos.

Más información

Más fotos en Flickr y vídeos en Youtube

¿Aún no eres fan de nuestra página en Facebook?

¿A qué esperas?

Pin It on Pinterest