Tras nuestra primera escapada con nuestra bebé a Barcelona y el primer viaje en avión a Budapest y Praga, decidimos que para las siguientes vacaciones iríamos un poco más lejos. Iris había llevado muy bien todos los viajes hasta entonces, por lo que pensamos que ningún destino se le resistiría. Como hacía años que teníamos ganas de conocer la Gran Manzana,  al ver unos vuelos que no estaban mal de precio, decidimos que ese sería el primer destino al otro lado del charco para la peque. Disponíamos de dos semanas, por lo que decidimos dejar una solo para Nueva York y la otra aprovecharla para recorrer la Costa Este de Norteamérica. Boston, Niagara Falls, Washington y el Condado de Lancaster fueron los otros puntos de nuestra ruta.

Ruta por la costa este de Estados Unidos

DÍAS 1 Y 2: Alto y Bajo Manhattan

Nada más llegar, realizamos una excursión por el Alto y Bajo Manhattan para tener una visión global de la ciudad. La excursión la realizamos en una minibús y al avisar que íbamos con un bebé nos pusieron sillita infantil.

DÍA 3: Contrastes de Nueva York

Otra excursión típica en Nueva York es la de Contrastes, en la que te muestran los otros barrios de la ciudad que no son Manhattan: el Bronx, Queens y Brooklyn. La excursión la realizamos en una minibús, igual que la anterior, y al avisar que íbamos con un bebé nos pusieron sillita infantil. Terminamos el día subiendo al Top of the Rock.

DÍA 4: Paseando por Wall Street y un atardecer en Brooklyn

El día lo dedicaríamos a recorrer el Distrito Financiero, visitar el monumento del 11-S, montar en barco hasta Staten Island, y terminar el día viendo atardecer junto al puente de Brooklyn.

DÍA 5: En el Empire State y de museos

Empezaríamos el día en uno de los iconos de Nueva York: el Empire State y dedicamos el resto del día a visitar el Museo de Historial Natural y el Metropolitan. Terminamos el día paseando por Central Park.

DÍA 6: De compras en Nueva York

Día dedicado a las compras, aunque primero visitamos la Central Station y la Biblioteca. Recorremos la Quinta Avenida y pasamos la tarde en un outlet de New Jersey.

DÍA 7: Un crucero en Nueva York, el Intrepid Museum y el High Line

Comenzamos el día realizando un crucero semicircular alrededor de la isla de Manhattan, visitamos el Intrepid Museum y culminamos dando un paseo por el parque High Line.

DÍA 8: Boston y el Freedom Trail

Iniciamos nuestro road trip por la Costa Este de Estados Unidos. Boston está a unos 350 km de Nueva York, lo que serían unas cuatro horas, si no se pilla tráfico. En nuestro caso, si que pillamos algo de atasco para salir de Nueva York. Además, yendo con la bebé, hicimos varias paraditas, por lo que tardamos cinco horas. La tarde la dedicamos a realizar parte del Freedon Trail por Boston.

DÍA 9: Pesadilla en la carretera

Por culpa de un problema con el coche de alquiler y la compañía Hertz perdimos el día en la carretera. Niagara Falls era nuestro destino y está a unos 660 km de Boston. Un trayecto que se podría hacer en poco más de 7 horas, nosotros tardamos 13 por culpa del incidente con el coche.

DÍA 10: Un día en las cataratas del Niágara

Pasamos el día descubriendo las cataratas del Niágara y su entorno.

Viajar con bebé a EE.UU.

En helicóptero en Niagara Falls

DÍA 11: El cementerio de Arlington en Washington

Volamos desde Buffalo a Washington D.C. Dedicamos la tarde a visitar el Cementerio Nacional de Arlington.

DÍA 12: En el Capitolio y el Pentágono y en The National Mall y la Casa Blanca

El único día que pasamos en la capital lo intentamos exprimir al máximo y visitamos por la mañana el Capitolio y el Pentágono (ambos con visita guiada reservada previamente antes de viajar a Estados Unidos), y por la tarde recorremos The National Mall y nos acercamos a ver la Casa Blanca.

DÍAS 13-14: En el Condado de Lancaster

Unos 140 km separa Washington del Condado de Lancaster. Tardamos unas 2 horas y media en llegar. Pasamos la tarde del primer día en un outlet del condado. La mañana del siguiente día la dedicamos a recorrer a visitar una casa museo amish, recorrer las carreteras secundarias viendo cómo viven los amish y descubriendo los puentes cubiertos. La tarde la pasamos recorriendo los 210 km que separan el Condado de Lancaster de Nueva York.

DÍA 15: Una misa góspel en Nueva York

Las últimas horas en Estados Unidos las dedicamos a recorrer Harlem y asistir a una misa góspel.

Conclusiones

En un viaje por la Costa Este de Estados Unidos de 15 días se pueden visitar más ciudades como Filadelfia y la zona de los grandes lagos, pero al ir con un bebé, decidimos prescindir de visitarlos. Aún así, reconocemos que hicimos una ruta un poco ambiciosa viajando con Iris porque hay momentos de muchos kilómetros en coche. Sin embargo, afortunadamente, nuestra bebé siempre (hasta el momento) ha llevado bastante bien los trayectos en coche.

Viajar con bebé a EE.UU.

Jumpeando delante del Capitolio en Washington

Tal vez, ahora con la experiencia del viaje, si tuviéramos que hacer de nuevo este viaje, lo organizaríamos de otro modo:

  • En Nueva York nos quedaron cosas por ver, pero es una ciudad tan grande que es inabarcable en una sola semana aunque se viaje sin bebé. Para una primera visita a la ciudad, creo que una semana está bien.
  • En Boston, echamos de menos disponer de más tiempo. Es una ciudad encantadora en la que creemos que sería aconsejable pasar como mínimo un día completo o incluso diría que sería conveniente dos.
  • Nos habría gustado disponer de más tiempo también para recorrer con calma los kilómetros entre Boston y Niagara Falls. Hemos leído que hay pueblecitos por la zona de los Grandes Lagos que se merecen una visita en ese trayecto. Además, habríamos evitado tener que hacer tantos kilómetros del tirón, que para el bebé puede ser agotador.
  • En Niagara Falls, con un día o un día y medio puede ser suficiente para ver las cataratas.
  • En Washington también echamos de menos disponer de más tiempo. Es una ciudad que tiene muchas cosas que ver, más de lo que uno cree a priori. Pensamos que sería una buena idea estar al menos tres o cuatro días en la capital de país.
  • El Condado de Lancaster, aunque en un día se puede ver lo fundamental, es una zona que bien merece la pena recorrerla con calma. Aconsejamos hacer noche y pasar como mínimo un par de días para empaparse bien del ambiente.

DIARIO

Pin It on Pinterest