Después de unos cuantos viajes con bebé tanto por España como por el extranjero, hemos llegado a la conclusión de que la manera más fácil y cómoda de viajar con peques es con un portabebé. Como padres novatos, en nuestros primeros viajes siempre llevamos tanto el portabebés como la sillita de paseo… Pero ya en los últimos hemos decidido dejar el carro en casa y solo viajar con el portabebés. ¿Quieres saber cuáles son las ventajas de viajar con portabebé?

Ventajas para llevar portabebé

1. No hay barreras arquitectónicas

Uno de los principales problemas que podemos encontrar cuando viajamos con un bebé tanto por ciudades como por el campo es la dificultad para moverse con el carro. Por muy ligero que sea nos podemos encontrar algún monumento con escaleras en las que la silla es un estorbo, una calle empedrada en las que resulta complicado empujar el carro. Ya no te digo si el bebé ya pesa sus kilitos. Tener que subir carro + niño por las escaleras sin asfixiarse puede ser una actividad solo propia para personas con muy buena forma física. Eso sin contar que en algunos sitios, incluso no te dejarán entrar con el carro.

Por ejemplo, en Nueva York para subir al Top of the Rock, tuvimos que dejar el carro en la entrada porque no permitían subir con él. Y en Japón, para visitar algunos templos, con la sillita era imposible porque había muchas escaleras. O para ver la Laguna Negra o el yacimiento arqueológico de Numancia en Soria, tampoco es muy práctico el carro.

nueva-york1

2. No ocupa apenas sitio

Un portabebé ergonómico apenas ocupa espacio. Nosotros hemos usado fular y mochila Manduca. Y cualquiera de los dos son igual de prácticos y ocupan un espacio mínimo en la maleta. Además, su peso también es ridículo si lo comparas con carro. Nuestra mochila solo pesa 600 gramos. Pero hay portabebés incluso más ligeros. Y si pensáis que para niños más mayorcitos ya no podéis usarlo, estáis equivocados. Iris ya pesa 12 kilos y la puedo portear sin problemas en la mochila. De hecho, aguanta un peso de hasta 20 kg.

3. Viajar en transporte público también es más sencillo y cómodo

Todavía hay muchas estaciones de metro o tren por todo el mundo que no están adaptadas para personas con movilidad reducida, o en nuestro caso, para usar una silla de bebé. Por ejemplo, en nuestro viaje por Budapest, en muy pocas estaciones encontramos ascensores para bajar con el carro.

¿Dónde está Iris? Iris es uno de los dos bultos que lleva Gus

¿Dónde está Iris? Iris es uno de los dos bultos que lleva Gus

O si a eso le sumas las posibles aglomeraciones en autobuses o trenes, pues resulta mejor dejar la silla en casa porque te las verás para poder entrar. En Japón, nos pasó eso en el metro de Osaka y en el de Tokio… Así que aunque viajamos con la silla de paseo, ésta se quedó en el hotel la mayoría de los días.

4. Te deja las manos libres para llevar las maletas y no hay que facturarlo

Ya en nuestro viaje a Fráncfort y a las Antillas, la silla de paseo se ha quedado en casa. ¡Y no veas qué fácil resulta viajar así! Tenemos las manos libres para poder llevar las maletas sin problemas.

Otra razón de peso para usar portabebé es que no hay que facturarlo. Aunque lo habitual es que puedas ir con tu silla de paseo hasta la puerta del avión y luego te la devuelven al bajar como os explicábamos en nuestro post de viajar con bebé en avión, también puede ocurrir que os obliguen a facturarlo. A nosotros nos ocurrió cuando regresábamos de Japón. Tuvimos que facturar la silla y en la escala que hicimos en París no tuvimos carro para movernos por la terminal.

Portear a Iris

Porteando a Iris en Fushimi Inari-Taisha, en Kioto

Bien es cierto que hay aeropuertos como el de Madrid Barajas Adolfo Suárez en el que hay sillas de paseo que se pueden usar de manera gratuita para desplazarte por la terminal. Pero puede pasar que no existan tales sillas (hay muchos aeropuertos donde no he visto este servicio), por lo que tendrás que llevar al bebé por todo el aeropuerto en brazos. Si el aeropuerto es grande, el bebé pesa y llevas equipaje de mano, vas a tener un problema gordo para llegar desde el mostrador de facturación hasta el avión.

5. El bebé va más feliz porque está junto a su madre/padre y tiene una mejor visión del mundo

A los bebés les gusta que se les coja en brazos. Bien es cierto que más de un agorero o agorera os dirá que no cojáis mucho al bebé en brazos que se acostumbran… Pero al final lo terminarás haciendo porque verás que es lo que le hace feliz (y para qué negarlo, también te gustará a ti achucharlo y tenerlo en brazos). Si lo llevas en el portabebés, el peque estará encantado porque estará junto a su madre o padre (también los papis pueden portear, ¿eh?).

Iris en Numancia echándose una siesta

Iris en Numancia echándose una siesta

Además, hay que reconocer que desde una silla no se tiene la misma visión que desde la altura de un adulto. Y si no probad a poneros a la altura de un carro… ¡Solo verás piernas y el suelo! ¿A qué la visión desde las alturas es mejor? Pues los bebés que no son tontos y también les gusta mirar desde lo alto.

Así que por estas razones ya no solemos llevar el carro en nuestros viajes. También es verdad que Iris va siendo más mayorcita y que le gusta ir andando. Pero para los ratos en los que está cansada, el portabebé es ideal.

Y si alguien se pregunta por los kilos que puede tener el niño para ser porteado: nuestra mochila, por ejemplo, es válida hasta 20 kilos. Y puedo dar fe que no resulta para nada pesado llevar así al peque.

Pin It on Pinterest