El verano pasado, en nuestro gran viaje de vacaciones, pasamos unos días en Rovaniemi para disfrutar de todo lo que ofrece esta ciudad de la Laponia finlandesa en verano. Ya conocíamos la ciudad de cuando estuvimos en noviembre de 2018 para visitar a Papá Noel, y en agosto volvimos para pasar unos días en esta zona que tanto nos había gustado. En este post, te voy a dar cinco razones para que viajes en verano a Laponia finlandesa.

Cinco razones para viajar a Laponia en verano con niños

1. Sol de Medianoche

Del 6 de junio al 7 de julio, en Rovaniemi no se pone el sol… Es lo que se conoce como Sol de Medianoche. Un fenómeno que solo es posible vivirlo allí, en Laponia, pues por Rovaniemi cruza el Círculo Polar Ártico.

Si viajas el resto de julio o incluso a principios de agosto, aún podrás disfrutar de largos días y de puestas de sol infinitas, con una preciosa luz hasta la medianoche. Nosotros estuvimos en los primeros días de agosto y aunque el sol se ponía a las 23.30 horas y luego amanecía sobre las 3.00 horas, el cielo no llegaba a oscurecerse por completo en ningún momento. ​¡Es algo precioso y mágico!

2. Buenas temperaturas

En invierno, las temperaturas en Rovaniemi pueden ser bastante extremas, sobre todo si vas en diciembre-enero, cuando el termómetro puede alcanzar los -20ºC y -30ºC. En cambio, en verano las temperaturas son mucho más moderadas, aunque pueden variar entre los 5ºC y los 30ºC.

Cuando nosotros estuvimos tuvimos temperaturas entre 8ºC y 15ºC. Aunque la semana anterior a llegar nosotros, alcanzaron los 29ºC. Aún así, es un tiempo fresco para los que estamos acostumbrados al calor veraniego… Y se agradece poder disfrutar del fresquito. Si pretendes huir del sofocante calor que puede haber en verano en España, nada mejor que viajar a Rovaniemi.

Isla de Kotisaari

Isla de Kotisaari

3. Papá Noel está también en verano en Rovaniemi

Rovaniemi no es solo la ciudad natal de Papá Noel, sino donde vive durante todo el año. Por eso, es posible verle allí en cualquier momento, incluso en verano, porque no se va de vacaciones fuera porque adora su ciudad, según nos contó.

Ya os mostré en un post las opciones donde conocerle en Laponia, pero eso solo se aplica si vas entre mediados de noviembre y mediados de enero. El resto del año donde seguro le puedes ver cualquier día es en su oficina de Santa Claus Village. Y lo mejor de ir en verano es que no hay nada de cola para conocerle allí. Durante el invierno, cuando se aproxima la Navidad, nos han contado que suele haber largas colas para entrar a hacerle una corta visita en su oficina.

En cambio, en verano, en nuestro caso, fue llegar y entrar, por lo que pudimos disfrutar de un ratito un poco más largo con él, charlando y haciéndonos fotos de momento tan mágico.

Con Papá Noel

Con Papá Noel en su oficina en Santa Claus Village

4. Paisajes idílicos

Aunque siempre hayas imaginado los blancos paisajes de Laponia, en verano, Rovaniemi luce realmente espectacular: el increíble verdor de sus árboles, unido a la cantidad de lagos preciosos en los que darse un fresquito chapuzón es una auténtica maravilla.

Además, es muy fácil ver deambular a los renos como si tal cosa. Te los puedes encontrar prácticamente en cualquier parte. Y es que Laponia tiene más renos que personas, y aunque los veas libres, en realidad, todos tienen dueño.

Reno en Rovaniemi en verano

Reno en Rovaniemi en verano

Otra de las cosas que podrás hacer en verano, es navegar por los ríos y lagos, como cuando hicimos una preciosa excursión a la isla de Kotisaari. Tan solo en verano es posible acercarse a la isla, que queda incomunicada en el invierno. Es una antigua isla de leñadores, que se ubica en el río Kemijoki

5. Menos gente y mucho más tranquilo

Si huyes de destinos masificados en verano y buscas un destino tranquilo, este sin duda es Rovaniemi. Cuando estuvimos en agosto disfrutamos de muchas de las actividades que hicimos incluso en soledad. Y en las que no estábamos solos, había muy poca gente. ¡Rovaniemi en verano es un remanso de paz!

Nada que ver a la cantidad de gente enorme que nos encontramos en Moscú, por ejemplo, o en Tallín, que estaban a rebosar de gente. Ya os lo contamos en las primeras impresiones de este viaje.

6. Un montón de actividades para toda la familia

En verano se pueden hacer muchas actividades divertidas en Rovaniemi. Ya escribimos un post con todo lo que hicimos nosotros: dar de comer a los renos, montar en trineos con ruedas tirados por huskies (siempre y cuando las temperaturas no excedan de 15ºC), conocer a Papá Noel, flotar en un lago bajo el sol de medianoche, montar en barca, buscar amatistas en una mina, salir a recolectar arándanos, disfrutar de la sauna finlandesa…

Como puedes ver, hay un montón de razones para conocer Rovaniemi en verano, porque no solo es un destino del que disfrutar en invierno. ¿Te he convencido para ir?

NOTA: Este post ha sido posible gracias al programa Rovaniemi Summer Ambassador de la Oficina de Turismo de Rovaniemi, que nos permitió conocer esta ciudad de Laponia en verano.

Pin It on Pinterest