Después de un año de nuestro último viaje y tras el alta médica de Gus, volvíamos a emprender una nueva aventura. El destino elegido, como ya os contamos en el post de primeras impresiones, fue Japón. Las razones fueron varias, pero sobre todo, que hacía ya mucho tiempo que lo teníamos en nuestra lista de lugares que deseábamos visitar, y que muchos nos habían dicho que era el destino ideal para viajar con un bebé. ¿Por qué no viajar a Japón con Iris a comprobarlo?

He de reconocer que es uno de los viajes largos que menos he preparado, básicamente por la falta de tiempo: solo un mes antes de partir, le dieron el alta a Gus y solo tres semanas antes, me dieron la confirmación en mi trabajo de que tenía concedida las vacaciones. Tras la confirmación nos lanzamos corriendo a comprar los billetes a Japón. Debido a esa falta de tiempo fuimos a lo más fácil: copiar el viaje que hizo en mayo Víctor y Eva de Mi patria son mis zapatos con su bebé Vera, haciendo unas pequeñas modificaciones porque nosotros contábamos casi con dos días menos que ellos. Junto con los consejos de los Globellers y la inestimable ayuda de Verónica de Viajar Code: Veronica que respondió pacientemente a mis miles de dudas de última hora, armamos nuestro viaje.

Avión

Compramos los billetes de avión sólo 3 semanas antes de volar y sorprendentemente los conseguimos a un precio más que muy razonable: 1335,89 euros los tres. De hecho, cuando hace unos años teníamos en mente viajar a Japón, los estuvimos mirando, y aunque quedaban 6 meses para ese viaje, nos salía bastante más caro que en esta ocasión, que además, íbamos con la bebé.

Por desgracia, a Japón no hay vuelos directos desde España, por lo que siempre será preciso hacer escala. Hay bastantes compañías que vuelan hasta Japón: Air France, KLM, British Airways, Qatar, Emirates… Miramos precios en Skyscanner, y nos salían todas poco más o menos igual. Así que al final optamos por el horario que más nos gustaba. La elegida fue Air France, aunque en el trayecto de ida volamos con Air Europa hasta nuestra escala y con KLM  hasta Japón, y a la vuelta, con Air France en ambos vuelos, y la verdad, mucho mejor con Air France.

Esperando a embarcar hacia Japón

Esperando a embarcar hacia Japón

Viendo que el precio entre ir y volver desde el mismo aeropuerto y hacerlo por dos distintos apenas subía, decidimos coger nuestro vuelo de destino a Osaka con escala previa en Ámsterdam y la vuelta, se hacía desde el aeropuerto de Haneda de Tokio con escala en París Charles De Gaulle. La llegada estaba prevista a las 8.40 horas, por lo que pensamos que sería una buena idea porque así el día de llegada lo aprovecharíamos bastante (aunque, luego vimos que de aprovechar, más bien poco, pero ya os contaremos por qué). Y la vuelta sería a las 22.15 horas de Tokio, por lo que también podríamos aprovechar bastante ese día para ver cosas. Además, al coincidir con la hora de dormir, también pensamos que para la peque sería mejor porque iría dormida gran parte del camino.

Itinerario

La ruta no fue demasiado ambiciosa porque al ir con la peque, no íbamos a poder ver tantas cosas como si hubiéramos ido solos. Nos hemos dejado muchas cosas que nos habría gustado ver, pero así tenemos excusa para volver. La ruta fue así:

DÍA 1: Vuelo Madrid-Osaka

DÍA 2: Llegada a Osaka

DÍA 3: Koyasan

DÍA 4: Regreso a Osaka

DÍA 5: Hiroshima – Miyajima

DÍA 6: Miyajima – Kioto

DÍA 7: Arashayima y Kioto

DÍA 8: Fushimi Inari – Nara – Kioto

DÍA 9: Kioto

DÍA 10: Kioto

DÍA 11: Tokio

DÍA 12: Tokio

DÍA 13: Tokio

DÍA 14: Tokio y vuelo a Madrid

DÍA 15: Llegada a Madrid

Alojamientos

Aunque ya dedicaremos un post en exclusiva para hablar de los alojamientos empleados, he decir que los precios no son tan caros como imaginábamos antes de empezar a organizarlo todo. Si bien es cierto, que quedando tan poco tiempo para viajar fue toda una odisea encontrar algo que cumpliera las tres B porque lo Bueno-Bonito-Barato se agota con rapidez. Por cierto, al contrario de lo que ocurre en otras ciudades asiáticas, en Japón hemos leído que no es recomendable buscar alojamiento sobre la marcha porque puede resultar que no haya disponibilidad.
Dotonbori, Osaka

Dotonbori, Osaka

Osaka

¿Cuál es la mejor zona para alojarse en Osaka? Pues depende. Algunos recomiendan la zona de Namba y otros la zona próxima a la estación de la que salen los tren shinsaken: Shin-Osaka. Nosotros después de una ardua tarea de búsqueda optamos por estar en la zona de Namba y a nuestro parecer, creemos que fue una decisión muy acertada para movernos por la ciudad y hacer las excursiones que teníamos previstas. Nuestro hotel fue el Hotel Smile Namba, que es recomendable por su ubicación y amabilidad del personal. Nos quedamos dos noches separadas y cada día nos costó un precio distinto. El primer día muy barato y segundo más caro, pero de media podemos decir que el precio del alojamiento más desayuno fue 75 euros.

 Koyasan

«¿Hacer noche o no en Koyasan?», eso es lo que estuvimos barajando hasta que optamos por quedarnos. La excursión a Koyasan desde Osaka se puede hacer perfectamente en el día. El pernoctar dependerá del presupuesto con que contéis porque es el lugar donde más caro nos salió alojarnos y también fue uno de los lugares donde más costó encontrar algo porque no hay demasiada oferta. Lo que hizo declinarnos por quedarnos a dormir en Koyasan fue la posibilidad de dormir en un templo budista. Nosotros estuvimos en el Yochi-in y el precio de la noche sin desayuno ni ninguna comida fue de unos 128 euros al cambio.

Miyajima

Aquí no hubo dudas. Todo el mundo recomendaba pasar noche en esta pequeña isla, pero el problema es que tampoco hay demasiada oferta y suele ser algo caro y tres semanas antes de viajar nos costó también encontrar alojamiento, pero un buen día, supongo que habría alguna cancelación y encontramos habitación de estilo japonés en el hotel Sakuraya por 100 euros la noche más el suplemento de 7,5 euros por la peque. Tiene una ubicación estupenda y los dueños son superamables. Totalmente recomendable.

Kioto

 Aquí pasamos cinco noches. La duda fue dónde alojarse: ¿Junto a la estación de tren o en algún sitio más céntrico como puede ser cerca del barrio de Gion? Finalmente decidimos que cerca de la estación porque para movernos por la ciudad y hacer excursiones sería la mejor opción. Nos alojamos en el Hotel Sakura Terrace y el precio fue de 360 euros por las cinco noches. Totalmente recomendable. Fue el hotel que más nos gustó junto con el de Miyajima.
Bahía de Odaiba, Tokio

Bahía de Odaiba, Tokio

Tokio

En la capital de Japón pasamos las tres últimas noches de nuestro viaje. Tokio es una ciudad inmensa y es difícil encontrar algo que sea «céntrico» y que esté cerca de todos los sitios de interés turístico. Mi recomendación es que busquéis algo que esté bien comunicado con metro y a ser posible con la línea de la Japan Rail. Nosotros nos decidimos por el Hotel MyStays Ueno Iriyaguchi, que está cerca de la estación de JR Ueno y del metro de Ueno y más cerca aún del metro de Inaricho. El precio de las tres noches fue de unos 270 euros al cambio, sin incluir las tasas de la ciudad que fueron de casi tres euros.

Transportes en Japón

Para moverse por Japón la mejor y más rentable opción es hacerse con una Japan Rail Pass, un pase para montar en los trenes de las lineas JR y en el que están incluidos los famosos trenes bala o Shinkansen (aunque no todos, los Nozomi y los Mizuho) y el ferry a Miyajima. Estos pases solo están disponibles para los que no viven en Japón y hay que comprarlo fuera del país antes del viaje. Hay varias empresas en España que lo venden por Internet y todas más o menos funcionan igual. Cuando lo compras, lo que te envían a casa no es el pase en sí, sino un «voucher» que luego hay que cambiar por el pase en sí en un mostrador de la Japan Rail en Japón.
Hay pases para 7, 14 y 21 días. Nosotros optamos por el de 7 días porque echamos cuentas y pensamos que el de 14 no le íbamos a usar tanto como para que compensase pagar más. Los trenes más caros, que son los shinkasen, los íbamos a coger en los días centrales del viaje, de los días 5 al 11. El precio por persona fue de 207 euros (pero varía en función de a cómo esté el cambio. El precio en yenes en septiembre de 2014 era de 29.110 yenes por persona). Los bebés no pagan en el transporte por lo que Iris no necesitó una Japan Rail Pass.
Japan Rail Pass

Japan Rail Pass

Para poder planificar las rutas y saber los horarios de los trenes y cómo llegar de una ciudad a otra, es muy fácil: en la web Hyperdia, tienes toda esa información. Aunque si utilizas la JR Pass tienes que tener cuidado porque en esa web te pone todos los medios de transportes que se pueden usar, sin tener en cuenta si se puede utilizar el pase o no (aunque cabe la opción de que marques que solo te muestre los trenes que puedes usar, o mejor dicho, que no te muestre los trenes que no puedes usar).

Documentación necesaria para viajar a Japón

Los españoles para viajar a Japón solo precisamos el pasaporte en vigor si sólo vamos a estar en el país 90 días como máximo y el motivo del viaje es turístico, por visita a familiares, asistencia a congresos… A la llegada al país, en Inmigración te dan el permiso definitivo, que no tiene coste. Para más información podéis ver la web de la Embajada de Japón en España.

Seguro de viaje

Nosotros siempre que salimos de Europa llevamos un seguro de viaje y médico que nos cubra cancelaciones y también cualquier imprevisto con la salud que tengamos. En esta ocasión, optamos por Mapfre.

Cambiar moneda

La moneda de Japón es el yen. La mejor opción es cambiar dinero en el propio país. Y de los lugares, donde mejor cambio encontramos y con diferencia fue en el aeropuerto de Osaka. Había leído que en los aeropuertos hacían muy buen cambio y no lo terminaba de creer. Y ahora puedo decir que efectivamente el mejor cambio lo conseguimos nada más aterrizar.
Al contrario de lo que ocurre en otros países, no está demasiado generalizado el uso de las tarjetas de crédito. De hecho, en muchos hoteles te piden que pagues en efectivo. Así que nuestro consejo es que lleves bastantes euros en efectivo desde España para cambiarlos allí por yenes. No tengas miedo por si te puedan robar porque Japón es uno de los países más seguro que hay.
Otra cosa relativa al dinero, es que no hay que dejar propina en los sitios. Es más, si la dejarais serían capaces de ir a buscaros para devolvérosla.
Okunoin, Koyosan

Okunoin, Koyosan

Comunicarse con los japoneses

Por muy increíble que parezca, con los japoneses resulta complicado comunicarse en inglés. Es más, incluso en algún hotel hemos tenido dificultades.
Es aconsejable llevar escrita las direcciones de los hoteles en japonés. Aunque no sepan hablar inglés si les muestras la dirección en japonés, harán todo lo posible para mostrarte el camino, e incluso más de uno preferirá acompañarte hasta el lugar si no está demasiado lejos.

Guía

Una vez más y como ya hiciéramos en otras ocasiones, hemos utilizado como guía la última edición de la Lonely Planet de Japón que nos ha resultado muy útil para organizarnos durante el viaje. Aunque teníamos bastante claro la ruta a realizar, tiene un apartado en el que te indica posibles itinerarios en función del tiempo de viaje con el que cuentas. Dentro de las ciudades a visitar, también hay pequeñas rutas para ver lo esencial. Y cuenta con muchos mapas.
Además, algo que nos ha venido estupendamente es que incluye el  nombre de los puntos de interés en japonés. Muchas veces recurrimos a la guía para mostrarle a algún japonés el lugar donde queríamos ir.

Información práctica

  • La corriente es de 110V y es preciso llevar adaptador para el enchufe porque son de dos clavijas planas.
  • El agua es potable en toda la ciudad y se puede beber sin riesgo. De hecho, en muchos restaurantes, nada más sentarte te suelen traer agua (o en su defecto, té).
  • Envío de maletas en Japón: es algo muy práctico y que los turistas suelen hacer: enviar las maletas de un hotel a otro con una empresa de mensajería. Nosotros nos pusimos en contacto previamente con los hoteles para preguntar si podían enviarnos las maletas o recibirlas y nos dijeron que sin problemas. Enviamos las maletas por mensajería en dos ocasiones: de Osaka a Kioto y de Kioto a Tokio. En los hoteles se hicieron cargo y rellenaron la documentación que es precisa para enviar, así como también se pusieron en contacto con la empresa que realiza el envío. El precio depende del tamaño de la maleta y de la distancia a la que se envía, pero de media puede ser unos 10 euros por maleta grande.
  • Wifi: en muchos sitios resulta fácil encontrar wifi gratis. En casi todos los hoteles tienen. En los que estuvimos alojados, en todos menos en el monasterio había wifi gratis. Luego en las ciudades, la que más tiene es Osaka.
    • Osaka: En todas las estaciones es posible conectarse a la red wifi. Luego también hay muchos puntos por la ciudad en donde hay.
    • Koyosan: nada de wifi… y casi a duras penas había cobertura de teléfono.
    • Miyajima: no hay wifi por la calle.
    • Kioto: en los Starbucks, pero te tienes que registrar previamente en la web. No se precisa ningún código ni nada como ocurre con los Starbucks de España. También en la estación de tren de Kioto.
    • Tokio: en la Oficina del Gobierno Metropolitano hay wifi gratis pero regisrándote. Allí te dan un código que se necesita para el registro. Con esa clave es posible volver a conectarse en diferentes puntos de la ciudad. También hay wifi gratis en toda la red de metro.
  • Para fumadores: no se puede fumar por la calle. Hay carteles por todas partes que te recuerdan que no se puede fumar andando. En su defecto, hay espacios habilitados, como en algunos aeropuertos, donde sí que se puede fumar.

 

Primeras impresiones   DIARIO

Pin It on Pinterest