Como siempre por estas fechas, toca echar la mirada atrás y hacer balance de lo que dio de sí el 2014, un año, que a decir verdad, no ha sido demasiado bueno en temas de viajes (ni bueno en temas de salud), aunque tampoco nos podemos quejar mucho. Hemos hecho un viaje largo a Japón, una escapadita a Cullera, otra al Valle del Ambroz y una última a Alemania para ver un mercadillo navideño.

2014: cumpliendo sueños viajeros

El año no ha sido bueno a nivel de viajes porque Gustavo se rompió el tobillo a principios de año, una lesión que nos ha mantenido durante muchos meses en el dique seco porque recuperarse de algo así lleva bastante tiempo. En septiembre, le dieron por fin el alta, y a continuación le dieron las vacaciones que tenía pendientes de junio. Como no habíamos programado nada por no saber exactamente cuándo se la darían, decidimos irnos una semana a Cullera para desconectar, cargar pilas y de paso, que Iris conociera el mar. Bien es cierto que el año anterior hicimos una escapada de fin de semana a la playa, pero era muy pequeña y no lo recordaba ni lo pudo disfrutar.

Esa semana la aprovechamos también para recorrer un poco la Comunidad Valenciana y visitamos algunos de los pueblos que más ganas teníamos de conocer. Hicimos excursiones a Sagunto, que nos decepcionó un poco porque sus ruinas romanas no eran lo que esperábamos; a Peníscola, que nos encantó y nos sorprendió porque no esperábamos encontrar un pueblo tan chulo; El Castell de Guadalest, un pueblecito poco conocido del interior de la provincia de Alicante, pero muy chulo, y Altea, con un bonito casco viejo.

El Castell de Guadalest

El Castell de Guadalest

Estando en Cullera empezamos a pensar en las siguientes vacaciones que teníamos en menos de un mes. Disponíamos de 15 días y teníamos mono de avión. Desde el viaje a Estados Unidos no habíamos vuelto a coger uno. Hacía años que uno de nuestros sueños viajeros por cumplir era Japón y nos empezó a rondar la idea de que podía ser un el gran viaje de este año. Miramos vuelos y aunque solo quedaban tres semanas para viajar, vimos que los precios eran sorprendentemente buenos y sin pensarlo dos veces los cogimos.

Japón

Dos japonesas con kimono en Kioto

Durante dos semanas hicimos un recorrido muy básico por el país del sol naciente que nos llevó a ver Osaka, Koyasan, Hiroshima, Miyajima, Kioto, Nara y Tokio. La verdad es que Japón nos ha sorprendido, nos ha enamorado y nos ha dejado con ganas de conocer mucho más porque nos hemos dejado muchos otros lugares interesantes que visitar en el tintero.

Menos de un mes después de regresar, volvíamos a coger las maletas y con el coche poníamos rumbo al Valle del Ambroz para descubrir su Otoño Mágico. Gracias a una iniciativa de Blogs and Brands pudimos recorrer en un fin de semana esta comarca de la provincia de Cáceres y pudimos visitar Hervás, conocido por tener una de las juderías mejor conservadas; Baños de Montemayor, con sus baños romanos aún en funcionamiento, y Aldeanueva del Camino.

Valle del Ambroz: Hervás

Hervás en el Valle del Ambroz

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, decidimos hacer realidad otro sueño viajero para poner el broche a este año: visitar algún mercadillo navideño alemán. Buscando vuelos, dimos con unos a buen precio a Fráncfort, así que allá que nos fuimos a pasar un fin de semana en el que también aprovechamos para acercarnos a ver Heidelberg y sus mercados. Y hemos vuelto tan encantados de esta escapada que solo pensamos en los mercados navideños que visitaremos en sucesivos años.

Mercado de Navidad de Fránkfort

Mercado de Navidad de Fránkfort

¿Y qué esperamos para 2015?

Tenemos muchos sueños viajeros por cumplir aún…, pero de momento no tentemos nada concreto ni hemos empezado aún a mirar nada. Pero entre los destinos que tenemos en mente:

  • Noruega
  • Malasia y Singapur
  • Cuba
  • Croacia
  • Valle del Loira y Normandía
  • Cinque Terre
  • Visitar algún otro mercado de Navidad

 

¿Y vosotros qué pedís al 2015?

¡¡Feliz año nuevo y que en 2015 se cumplan vuestros deseos!!

Pin It on Pinterest