Hace un tiempo publicamos un post con recursos que utilizábamos nosotros y más familias viajeras para entretener a los niños en los viajes. Pero este año, para nuestro viaje por Emiratos, Malasia y Singapur, hemos querido ir más allá para que nuestra hija, además de estar entretenida en las vacaciones, disfrutara más del gran viaje del año y también aprendiera y se fijara más en lo que veíamos. Con ese fin entre divertido y educativo, este año hemos creado nuestro primer pasaporte lúdico… ¿Pero esto qué es? Pues sigue leyendo que lo vamos a explicar con detalle.

Qué es un pasaporte lúdico

El pasaporte lúdico es un documento (como los pasaportes de verdad) que sirve para aprender jugando cosas relacionadas con el viaje. Si estás pensando dónde comprarlo, no te vayas a buscar en Google, porque no existe algo así a la venta… Tendrás que prepararlo, pero ahora verás que es muy sencillo y cualquiera puede hacer el suyo propio.

En nuestro perfil de Instagram, ya mostré cómo era nuestro pasaporte lúdico y muchos preguntaron por él. Os dejo las stories que publicamos allí antes y durante el viaje: https://www.instagram.com/stories/highlights/17954403817038636/

Si te interesa nuestro pasaporte lúdico, lo puedes descargar en formato pdf: Pasaporte lúdico de Emiratos, Malasia y Singapur.

Esta idea tan fabulosa de hacer del viaje un juego para niños no es algo que se nos haya ocurrido a nosotros. Sino que la idea original se la «copiamos» a Bebé a Mordor que el año pasado hizo uno para sus hijos para su viaje a Japón.

Ya el año pasado, antes de descubrir el pasaporte lúdico de Bebé a Mordor,  se nos ocurrió preparar una especie de guías personalizadas sobre nuestro viaje a Grecia e Israel para la pequeña viajera. Pero he de reconocer que no tuvo la acogida en la niña que ha tenido el pasaporte lúdico, que ha sido todo un éxito, porque las guías eran quizá un poco aburridas para ella y no tenían tanto componente lúdico. (Estas fueron nuestras guías personalizadas de Grecia e Israel).

Pasaporte lúdico

Pasaporte lúdico

Cómo es el pasaporte lúdico

El pasaporte está dividido en secciones temáticas. Según la edad del niño se podrá complicar más o menos las actividades a realizar. Para una niña de 5 años y medio, las actividades han consistido en observar y poner pegatinas o gomet y copiar los nombres de las cosas que veíamos, visitábamos o comíamos.

En nuestro caso, el pasaporte tenía las siguientes secciones:

  • Introducción

A cada país, le dedicamos una página que contenía un mapa para situar dónde estaba, información muy básica sobre el país en cuestión, con su bandera para colorear y algún dibujo representativo también para colorear.

  • Transportes

A lo largo del viaje, utilizaríamos diferentes transportes. Como todavía no sabe leer, también pusimos iconos para representarlos.

  • Ciudades visitadas

Como visitaríamos varias ciudades y queríamos que fuera capaz de recordarlas, pusimos recuadros con los nombres de todas ellas.

  • Edificios singulares

En lugar de poner los nombres de los edificios, pusimos iconos de los edificios que tendríamos la ocasión de ver durante el viaje.

  • ¡A explorar!

Esta sección era para sitios o cosas peculiares que veríamos a lo largo del viaje, como el desierto, una plantación de té, una cueva, un mercado…

Pasaporte lúdico

Pasaporte lúdico

  • Animales

Como durante el viaje tendríamos oportunidad de ver varios animales, pusimos varios iconos con algunos de ellos.

  • Comida

Como eran países con una gastronomía bastante distinta a la que está habituada, pusimos algunos platos de los lugares a visitar para motivarla a probarlos. Pero además de poner platos concretos, también pusimos lugares dónde comerlos como mercados o puestos callejeros, que no son lugares habituales donde comer cuando estamos donde vivimos.

  • Logros

Esta sección final sirve para incrementar el nivel de motivación de los niños y para reconocer el esfuerzo realizado. Aquí pusimos seis categorías que se correspondían con las secciones anteriores del pasaporte: «Experto viajero», «Experto monumental», «Experto turista», «Experto explorador», «Experto animal» y «Experto comilón». Cada categoría iba con su icono correspondiente que también estaba en la sección del pasaporte, para que manera visual pudiera relacionar cada cosa.

Para ser «experto» en algo, debía completar varios niveles. Y esos niveles se completaban a medida que ponía pegatinas en las secciones. Así, para ser «Experto viajero», «Experto monumental», «Experto turista», «Experto animal» y «Experto comilón», por cada 3 pegatinas puestas en la sección correspondiente, completaba un nivel. Para ser «Experto explorador», por cada 5 pegatinas, completaba un nivel.

Pasaporte lúdico

Pasaporte lúdico

Cuando conseguía completar todos los niveles, se convertiría en «experta». Le dijimos que si completaba todos los niveles de cada sección se convertiría en una gran exploradora como Dora, la exploradora.

En la mayoría de secciones del pasaporte, incorporé casillas para que la peque copiara los nombres de los sitios y cosas que vería. Está aprendiendo a escribir y le gusta copiar palabras. Así que con esas casillas, podría practicar la escritura.

Cómo hacer un pasaporte lúdico

Como decía, los pasaportes lúdicos no se venden en ninguna parte. Pero es muy fácil de preparar. Su elaboración también depende de la edad del niño y de lo complicado que se quiera realizar. El que hicimos nosotros es bastante básico, pensado en un niño que todavía no sabe leer y que está aprendiendo a escribir.

Qué se necesita para elaborarlo

  1. Documentación: hay que tener claro qué harás en tu viaje, qué ciudades verás y qué sitios visitarás,  para luego plasmarlo en el pasaporte lúdico. Yo preparé el pasaporte una vez que tenía ya organizada la ruta con todo lo que íbamos a hacer durante el viaje.
  2. Pensar y establecer qué categorías incluirás. En este punto, tienes que pensar qué quieres que el peque destinatario del pasaporte recuerde o en qué quieres que se fije. En función de eso, establecerás las diferentes secciones.
  3. Recabar imágenes, iconos y dibujitos que quieres que tenga el pasaporte que plasmarán justo lo que quieres que contenga.
  4. Diseñar el pasaporte con la idea que tengas.

Cómo elaborarlo:

Si tienes destreza con Photoshop, seguramente sea la herramienta ideal para preparar tu pasaporte lúdico. Si no es tu punto fuerte, hay opciones más sencillas, como por ejemplo hacerlo con Powerpoint, o en su defecto con las Presentaciones de Google, aplicación que se encuentra en Google Drive, y que fue la que utilicé yo. Otra opción es hacerlo con canva.es que es una web gratuita para hacer diseños y que es muy sencilla de usar.

Como quería un pasaporte con un tamaño no muy grande, lo preparé a tamaño DinA5. Luego imprimí en un folio DinA4 a doble página, de manera que en cada página del folio, había 2 del pasaporte.

Pasaporte lúdico

Pasaporte lúdico

Para la impresión, utilicé folios normales DinA40 de 80 gr, y luego para la portada y contraportada, utilicé una cartulina de color, para darle un poco de consistencia. En la cartulina, en vez de imprimir, escribí a mano el título.

En un primer momento, pensé en plastificar las hojas para que a pesar del trote que iba a tener (lo iba a usar la peque a lo largo de un mes), no se estropeara mucho. De hecho, Bebé a Mordor lo había plastificado. Pero como incorporé dibujos para colorear y casillas para que la peque copiara el nombre de los sitios, ciudades a visitar, animales que veríamos, comidas, pues al final lo dejé sin plastificar.

Para encuadernarlo, pensé en ponerlo un canutillo, pero ocuparía más espacio y queríamos algo poco voluminoso. Así que opté por coser las hojas, aunque también se podrían grapar.

Beneficios del pasaporte lúdico

Una vez que hemos regresado del viaje podemos decir que ha sido un éxito el pasaporte lúdico. Y tal como explican en Bebé a Mordor, son varios los beneficios que se pueden obtener con la preparación de este documento. Para nosotros, lo positivo del pasaporte lúdico fue:

Pasaporte lúdico

Pasaporte lúdico

  • Motivación: con el pasaporte mantenemos la motivación del peque viajero por descubrir, observar y aprender durante el viaje. Nuestra hija a menudo preguntaba si algo de lo que veíamos estaba en el pasaporte para poner corriendo su pegatina correspondiente.
  • Lectoescritura: en nuestro caso, el pasaporte ha servido para practicar la escritura que está empezando a aprender en el colegio.
  • Geografía: gracias a los mapas que incluimos, puede saber dónde está cada país que visitamos en este viaje.

Por cierto, otras familias también se han animado a hacer su pasaporte lúdico. Os dejamos algunos enlaces:

¿Te animas a preparar tu propio pasaporte lúdico? Si lo haces, me encantaría que lo compartieras con nosotros.

Pin It on Pinterest