Cuando buscábamos información sobre los barcos que hacían el crucero por las Antillas que queríamos hacer no encontrábamos apenas información. Al final la decisión del barco fue más cuestión de disponibilidad y de fechas. Solo teníamos claro que queríamos que saliera de San Juan de Puerto Rico y que una de las escalas fuera en la isla de Sint Maarten. Como fue todo preparado de manera exprés, finalmente solo un barco reunía los requisitos… ¿Sería una buena elección el crucero Carnival Liberty por las Antillas? ¿Cómo sería el barco?

Aunque tenía mis dudas de cómo saldría el viaje por lo precipitado que había sido su preparación, ahora ya de vuelta puedo decir que ha sido un viaje fantástico, aunque un crucero no es el tipo de vacaciones que nos suele gustar a Gus y a mí.  Sin embargo, gracias al crucero hemos podido conocer unas islas del Caribe preciosas que de otra manera nos habría sido prácticamente imposible.

Maho Beach en la isla de Sint Maarten

Maho Beach en la isla de Sint Maarten

Además, el barco Carnival Liberty nos ha encantado en prácticamente todo: las comidas eran una delicia; el personal de tripulación, encantador y siempre dispuesto a ayudar, y las instalaciones eran fabulosas. Tan solo por ponerle alguna pega: el precio de internet era desorbitado, y que apenas había tripulación que supiera hablar español. Aún así es un crucero de notable alto.

Crucero Carnival Liberty por las Antillas

El Carnival Liberty es un barco de la naviera norteamericana Carnival. Tiene una capacidad para más de 4.500 personas entre pasajeros y tripulación. Dicen que es uno de los buques más completos en cuanto a actividades de ocio se refiere. La verdad es que como es el primer crucero que hacemos (eso si no contamos nuestro pequeño crucero por el Nilo a bordo de una motonave, pero no es lo mismo), pues no podemos comparar para saber si es cierto o no. Hay entretenimiento de sobra para mayores y pequeños para que el tiempo que se ha de pasar obligatoriamente en el barco mientras navega de una isla a otra no se haga para nada pesado.

Otra cosa positiva de este crucero es que dentro del precio del camarote está incluida la pensión completa -se puede comer a cualquier hora del día, también hay disponible sin coste bebidas del tipo agua, zumos, limonada, cafés normales y tés-, las tasas de embarque y las propinas. Esto último hay barcos que te lo cobran a parte, pero siempre son obligatorias, y puede ocurrir que al acabar el crucero te lleves una sorpresa.

Nuestro barco: el Carnival Liberty

Nuestro barco: el Carnival Liberty

Lo que no incluye son las bebidas alcohólicas y los cócteles con y sin alcohol. Su precio es algo elevado. Aunque depende de la bebida, el precio, con impuestos, es de unos 8-11 dólares. Las cervezas son algo más baratas, unos 5-6 dólares, y los cócteles sin alcohol cuestan también alrededor de 5 dólares.

Es un barco más enfocado al pasaje estadounidense y puertorriqueño. Por eso, creemos que apenas había tripulación que hablase español. Algo que nos ha sorprendido mucho por varias razones: el español es el segundo idioma más hablado del mundo (si no se tiene en cuenta el chino, claro está) y que el puerto de salida es San Juan de Puerto Rico, donde el español es también idioma oficial junto el inglés.

Por cierto, nos habían dicho que apenas se nota cuando navegan los buques, pero no es así. Por la noche es cuando más se notaba la oscilación del barco. Nosotros no llegamos a marearnos ni a sentirnos indispuestos, pero a decir verdad, había momentos de la noche, sobre todo después de cenar, que teníamos la sensación de estar borrachos (y eso que no habíamos bebido nada de alcohol).

Comidas

Lo mejor, sin duda, del barco son sus comidas. Hay una gran variedad y a cualquier hora del día o de la noche puedes comer algo. El Carnival Liberty cuenta con varios restaurantes, aunque no todos están abiertos las 24 horas del día. La pizzería, los helados y el servicio de camarotes están disponible durante todo el día. Luego en función de la hora, hay unos restaurantes u otros abiertos. Cada día te dejan en la habitación un pequeño folleto con los horarios de los restaurantes, así como las actividades para el día siguiente.

Comida en el Carnival Liberty

Comida en el Carnival Liberty

Para desayunar está abierto el restaurante para comer a la carta, el buffet, el puesto de tortillas (te preparan una tortilla con los ingredientes que quieras en el momento) y la cantina mexicana con burritos y tacos. Para comer, está abierto el buffet, el puesto de wok, la hamburguesería, la cantina mexicana con burritos y tacos, el puesto de «Fish and chips», y el de sandwiches y bocadillos. Para cenar, está abierto el restaurante a la carta, el buffet, el wok y el puesto de sandwiches y bocadillos -del tipo pastrami, mixto o bagels, entre otros-.

La mayoría de los días lo que hacíamos era desayunar fuerte, llevarnos algo para picar durante la excursión (aunque se supone que está prohibido, pero vimos a muchos pasajeros hacer como nosotros) y comer al regresar al barco entre las 15.30 y las 16.30 horas (el límite para embarcar en las escalas era las 16.30 horas). A partir de las 15.30 las opciones para comer se limitaban a las hamburguesas, los sandwiches y las pizzas. Si llegabas antes de las 15.30 horas, también estaba abierto el buffet, el wok, la cantina mexicana y el restaurante de «Fish and chips». He de decir que las hamburguesas del Carnival Libertu han sido de las mejores hamburguesas que hemos probado, junto con las que comimos en Nueva York.

Uno de los restaurantes buffets del Carnival Liberty

Uno de los restaurantes buffets del Carnival Liberty

Para cenar acudíamos al restaurante a la carta en el que teníamos asignada siempre la misma mesa y la misma hora. La carta incluía platos de comida internacional tipo pasta o incluso gazpacho andaluz (aunque estaba rico, no se parecía mucho al típico gazpacho que puedes encontrar en España) y también platos típicos de las islas que visitábamos.

Camarotes

Nuestro camarote era exterior. A nosotros nos pareció bastante grande, claro que era un camarote triple. Tenía una cama tamaño «queen size». Aunque era triple, habrían cabido cuatro personas sin problemas porque además, contaba con un pequeño sofá-cama y una cama litera con barandillas. Disponía de televisión y minibar. Lo que era pequeño era el baño.

Camarote del Carnival Liberty

Camarote del Carnival Liberty

Elegimos este porque no nos quedó más remedio. Pero la verdad creo que un camarote interior, que es más barato, habríamos estado igual de cómodos. La limpieza del camarote, al igual que del resto del barco, impecable. La verdad es que pasaban al menos dos veces al día al camarote a acondicionarlo. Nos pasó uno de los días que nos echamos la siesta y deshicimos las camas, luego salimos a la piscina, y al regresar al camarote para prepararnos para cenar, la cama estaba de nuevo hecha.

Instalaciones y entretenimiento

Dispone de varias piscinas, un enorme tobogán acuático, varios jacuzzis al aire libre, teatro, casino, pista para hacer running, pistas de baloncesto y voleibol, zona exclusiva para adultos mayores de 21 años por si se quieren relajar sin que haya niños, spa (de pago), gimnasio (también de pago), pantalla de cine, donde cada tarde emitían una película (había posibilidad de tomar palomitas recién hechas sin coste), un pequeño campo de minigolf, un ajedrez gigante…

Para los menores también hay actividades e instalaciones para ellos. A partir de 2 años los puedes dejar en el Camp Carnival, que es como se llama el espacio para los niños. También para adolescentes hay actividades específicas. Así que la verdad es que hay entretenimiento para que nadie se aburra.

crucero_carnival_liberty8

Cada noche hay espectáculos en el teatro (de variedades, del club de la comedia, karaoke…). Además, en varios bares te puedes tomar algo mientras escuchas música en directo. Para los amantes de las fotos, también hay fotógrafos por todo el barco que pueden inmortalizar los mejores momentos (aunque a nosotros el precio nos pareció también un poco excesivo).

Como decía, la limpieza es increíble. A cualquier hora del día la tripulación está limpiando por todas partes.

Personal

Toda la tripulación es muy amable. La verdad es que nunca nos encontramos con alguien desagradable. Hay trabajadores de todas partes del mundo, aunque la nacionalidad que más abundan (llevaban todos una plaquita con el nombre y la nacionalidad) son los filipinos, indonesios, indios, nepalíes y de Europa del Este.

Internet

Es lo peor que hemos visto del barco. Internet tiene un precio excesivo, aunque funciona bastante bien. A estas alturas de la vida, en la que estar conectados nos resulta imprescindible, y pasando bastante tiempo en el barco como se pasa por obligación, nos parece que tener internet wifi de pago y a un precio alto es abusivo.

El Carnival Liberty cuenta con bonos y cuantas más horas cojas, más barato sale. Pero la verdad si solo vas a usar internet para comunicarte con la familia, como es nuestro caso, con un bono pequeño es más que suficiente. Nosotros contratamos para todo el crucero un bono de 120 minutos con el que pudimos hablar todos los días con la familia.

Precio de internet

  • 480 minutos por 159 dólares
  • 240 minutos po 89 dólares
  • 120 minutos por 59 dólares
  • 45 minutos por 29 dólares
  • Pagar e función de lo que consumas: 0,75 dólares por minuto

Ruta

DÍA 1. Embarque en San Juan de Puerto Rico. Salida a las 22.00 horas.

DÍA 2. Saint Thomas, una de las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Llegada a puerto a las 7.00 horas y salida a las 17.00 horas.

DÍA 3. Día de navegación

DÍA 4. Barbados. Llegada a puerto a las 7.00 y salida a las 17.00 horas.

DÍA 5. Santa Lucía. Llegada a puerto a las 7.00 y salida a las 17.00 horas.

DÍA 6. Dominica (aunque la escala inicialmente iba a ser St. Kitts). Llegada a puerto a las 8.00 horas y salida a las 17.00 horas.

DÍA 7. Sint Maarten. Llegada a puerto a las 7.00 y salida a las 17.00 horas.

DÍA 8. Desembarque en San Juan de Puerto Rico a partir de las 8.00 horas

Parlamento de Barbados

Parlamento de Barbados

Excursiones

En el barco te dan un librito con las excursiones disponibles para hacer con ellos. A nosotros nos parecieron muy caras y preferimos recorrer las islas por nuestra cuenta. En próximos posts, ya os contaremos cómo hicimos con detalle. Pero a modo de resumen:

  • En Saint Thomas cogimos varios taxis colectivos para movernos por los diferentes puntos de la isla que queríamos ver.
  • En Barbados hicimos una excursión panorámica en un taxi colectivo con unos alemanes.
  • En Santa Lucía hicimos una excursión en catamarán.
  • En Dominica, contratamos a un taxista para una visita panorámica solo para nosotros.
  • En Sint Maarten utilizamos transporte público para visitar la capital de la parte holandesa, Philispburg, e ir a la playa de los aviones, Maho Beach.

Conclusiones

Aunque un crucero no es el tipo de viaje que nos gusta a nosotros (somos más de aprovechar el día viendo cosas), hemos quedado contentos con el Carnival Liberty. Para familias es ideal porque los niños se lo pueden pasar muy bien y sin riesgo, y además, es un viaje relajado para ir con los peques. Y para gente que viaje sin niños, también es una buena opción si lo que busca es visitar las islas del Caribe o si buscas un viaje que no sea demasiado agotador.

crucero_carnival_liberty6

Lo que no nos ha gustado (además del precio de internet) es el poco tiempo en las escalas. Pero es algo habitual en los cruceros. Las escalas nos han parecido cortas. Más o menos hemos pasado el mismo tiempo en cada isla, pero en algunas, nos habría gustado pasar más horas. Hemos tenido que conformarnos con hacer en muchos casos visitas panorámicas o solo ver una pequeñísima parte de la isla en cuestión.

Pero también es cierto que a estas islas no habríamos hecho un viaje exclusivo para conocerlas porque son islas pequeñas en las que tampoco merece la pena pasar unas largas vacaciones, por lo que si nos preguntan: ¿Repetiríamos un crucero así? Por supuesto que sí porque es la mejor forma de conocer las islas del Caribe.

Pin It on Pinterest