Cuando andábamos preparando las vacaciones de junio, nos llegó una invitación para probar las instalaciones de Marina D’Or. Lo cierto es que es que el venir hasta aquí es algo que nunca nos habíamos planteado antes porque nosotros somos más de patearnos las ciudades que estar de relax en la playa. Pero tras pasar nueve días por Budapest y Praga con Iris, decidimos que podría ser un buen plan ir a conocer la famosa Ciudad de Vacaciones y de paso descansar un poco antes de retomar la actividad laboral.

La verdad es que nos ha sorprendido gratamente porque es el lugar perfecto para divertirse y relajarse, sobre todo con niños, ya que tiene todo tipo de actividades para pequeños y mayores. Estuvimos alojados en el Hotel Balneario Marina D’Or de 5 estrellas, pero en el complejo hay alojamientos para todos los bolsillos: desde apartamentos hasta hoteles de tres y cuatro estrellas.

El hotel

Se nota sobre todo que estás en un hotel con tantas estrellas porque la atención por parte de todo el personal fue excelente. Nada más llegar, mientras nos registramos, nos dieron una bebida de bienvenida: a mí una copa de cava y a Mari Carmen, un zumo de naranja natural. Además, en la habitación nos encontramos también con algo de fruta, un poco de embutido y agua como bienvenida.

La habitación está perfectamente equipada con una cama enorme, cuna, televisión, minibar, caja fuerte y terraza con vistas al mar. La playa está a pocos metros del hotel. El baño tiene una estupenda bañera hidromasaje y entre las amenities, había gel, champú, acondicionador, body milk, cepillo y pasta de diente y gorro para la cabeza. Además, hay wifi gratis en habitaciones y en otras partes del hotel, aunque a nosotros no nos funcionó muy bien que digamos con el móvil, aunque con el ordenador nos fue bien.

Marina D'Or

Marina D’Or

Las comidas las hicimos en el propio hotel y son de tipo buffet… Pero un buffet impresionante con una gran variedad de comidas para todos los gustos. ¡Una delicia para los que les disfrutan comiendo como yo! Para los golosos como Mari Carmen, puede ser su perdición porque hay una gran variedad de postres con diferentes tipos de tartas y dulces. Y para los peques, hay también una zona para ellos, con platos pensados para ellos y puestos a su altura para que ellos mismos pudieran servirse. Y algo que me llamó la atención es que las bebidas están incluidas, algo que no es muy habitual en los buffets.

Buffet

Buffet

Balneario con agua marina

Como su propio nombre indica el hotel tiene un balneario que es espectacular. Tiene todos los chorros y piscinas que un balneario normal podría tener pero por cuadruplicado y con agua marina.También hay una zona de termas romanas, baños turcos, sauna, pozo de hielo, piscina con agua salada como el Mar Muerto… Además, cuenta con una zona VIP en la que hay baños de leche, baños de barro, sala de musicoterapia, zona de relax, jacuzzis con diferentes temperaturas… ¡Una maravilla para el cuerpo!

Lo bueno de alojarse en este hotel es que se tiene acceso ilimitado y directo al balneario. Se puede entrar todo el tiempo que se quiera y se puede bajar desde la habitación con el bañador y un albornoz que te facilitan durante la estancia.

Balneario de Marina D'Or

Balneario de Marina D’Or

El único pero que le veo es que no pudimos acceder al balneario con Iris porque no se permite aquí la entrada a los menores de 5 años. El hotel tiene un servicio de ludoteca donde los peques se pueden quedar por 6 euros la hora (año 2013). Pero solo está disponible el servicio para niños a partir de tres años. También otro servicio que es gratuito para los niños alojados en los hoteles es el Miniclub, pero también es a partir de tres años.

Preguntamos a ver si había servicio de canguro para poder entrar Mari Carmen y yo juntos en el Balneario al menos una hora, pero tampoco contaban con tal posibilidad para los menores de tres años, por lo que tuvimos que turnarnos para entrar y no pudimos estar los tres juntos. A partir de esa edad si que hay servicio de canguro y al parecer, te dejan una tablet para que puedas ver cómo están los peques mientras.

En el único espacio en el que pudo entrar Iris fue en la piscina exterior y en la zona de spa, que es parecida al balneario pero mucho más pequeña (solo tiene una piscina con chorros, cuatro jacuzzis y baño turco y sauna) y con agua con cloro y no marina, y donde es preciso el gorro de baño (no así en la zona de balneario propiamente dicha).

Centro médico y de estética

Marina D’Or también cuenta con un centro médico y de estética en el que recibir distintos tratamientos. Nosotros probamos el masaje corporal de 30 minutos con aceites de chocolate.

Primero entró Mari Carmen y cuando salió daban ganas de pegarle un bocado de lo bien que olía a chocolate. El masaje es relajante. Te embadurnan con aceite por casi todo el cuerpo y con musiquita de fondo te masajean desde el cuello hasta los pies.

Jardín encantado

Un lugar perfecto para ir con peques es el jardín encantado. En este lugar los personajes como árboles y plantas interactúan con los enanos, y luego al final del recorrido por el jardín, un grupo de actores hacen un espectáculo de casi diez minutos con piruetas y acrobacias.

Jardín Encantado

Jardín Encantado

La entrada, que es de 10 € por adulto (año 2013), incluye una bebida. Hay pases todos los días a las 18.00 horas, a las 19.00 horas y a las 20.30 horas. Los fines de semana hay también espectáculo nocturno.

Ocio en Marina D’Or

Si se va con niños a Marina D’Or, difícilmente se aburrirán porque hay muchas actividades para ellos. Para empezar hay un pequeño parque de atracciones, Mundo Fantasía, para los más pequeños. Para los adolescentes hay un parque de aventuras, Aventura D’Or. Y si se cansan de la playa o el Balneario, también hay un parque acuático, Polinesia, que incluso funciona en invierno.

Playa de Marina D'Or

Playa de Marina D’Or

Y luego cada noche a partir de las 22.00 horas, hay un desfile de carrozas casi todas las noches menos los martes y jueves que pasa por las calles principales y termina en los Jardines Marina D’Or, donde cada noche hay espectáculos con baile. Por cierto, estos jardines son preciosos y bien merece la pena darse un paseíllo por ellos. Y para los mayores hay alguna discoteca y pubs. El desfile le encantó a Iris… Con tantas lucecitas que tenían las carrozas, alucinaba… como también alucinaban los niños que también lo estaban presenciando.

Desfile de carrozas

Desfile de carrozas

También hay animación dentro de los hoteles para los niños, y actividades deportivas y acuáticas para mayores y pequeños.

¿Lo recomendaría?

Definitivamente sí, sobre todo si se viaja en familia y con niños. Para parejas también está bien para entrar en el balneario donde puedes salir como nuevo.

Datos de interés
 Marina D’Or se encuentra en Oropesa del Mar (Castellón). Si se va en coche hay acceso directo desde la AP-7, salida 45. Si se viaja en autobús, hay líneas regulares con parada en la Ciudad de Vacaciones desde Madrid, Castellón, Valencia y Barcelona. Los aeropuertos más cercanos son el de Valencia, que está a 90 km, y el de Castellón cuando esté operativo.

Nota: Este post ha sido posible gracias a la invitación de Marina D’Or para descubrir sus instalaciones.

Fotos de este y otros viajes en Flickr y vídeos en Youtube

¿Aún no eres fan de nuestra página en Facebook?

¿A qué esperas?

Pin It on Pinterest