Esta semana rara con dos días festivos en medio de la semana es quizá un buen momento para hacer una pequeña escapada no muy lejos de casa. Aunque me toca trabajar y no tengo fiesta, me estaba acordando de cuando estuvimos hace un par de años en el Monasterio de Piedra, un parque natural con bosquecillos, cascadas y muchas especies animales, a pocos kilómetros de Zaragoza. Me lo recomendó una amiga que había estado meses antes.

Aprovechamos un viaje de tres días en septiembre de 2009 a la antigua Caesar Augusta para acercarnos a descubrir el Monasterio de Piedra. Según nos íbamos acercando al municipio de Nuévalos donde se ubica (está en la autovía A-2 en el km 204 si vas desde Madrid y en el km 231 si vas desde Zaragoza), no podíamos alcanzar a imaginar lo que podía albergar el lugar, aunque nos habían dicho que era un sitio espectacular. Pero es que el paraje del camino era de lo más árido que os podáis encontrar.

¿Qué encontramos en el Monasterio de Piedra?

Sin embargo, lo que esconde es de todo menos un sitio seco. Está declarado Paisaje Pintoresco desde 1945 y no es para menos. El entorno del Monasterio de Piedra esconde lagos, grutas y cascadas que ha ido formando el río Piedra a su paso por aquí. Entre las cascadas destaca una que hay impresionante de 50 metros llamada Cola de Caballo, pero hay muchas más. Para poder verlas con tranquilidad no hay que tener prisa pues requieres al menos dos horas y media o tres.

Cuando llegamos, antes de empezar la ruta por el Parque, estuvimos viendo un espectáculo con aves rapaces que tienen allí. Y es que justo en ese momento empezaba el show (realizan tres pases diarios desde primavera hasta noviembre). ¡Era increíble ver lo obedientes que son los pajaritos en cuestión! El espectáculo es bastante ameno e incluso invitan a algún que otro asistente a participar. Al terminar fuimos a la zona donde están las aves para verlas más de cerca. Esta visita se puede hacer en cualquier momento del día.

A continuación nos dispusimos a perdernos por el denso bosque en el que hay especies arbóreas como chopos, fresnos, castaños de indias, entre otros muchos. Al entrar en el parque te dan un planito con el que guiarte y saber dónde están los principales puntos de interés: como la cascada Cola de Caballo o el Lago del Espejo.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

En el recorrido también se puede visitar el Centro de Piscicultura en el que se pueden ver sobre todo, truchas comunes, aunque también hay tencas y cangrejos ibéricos.

¿Dónde comemos?

Como el hambre ya apretaba tras tanto andar por el parque, antes de seguir con la visita al propio monasterio, paramos para comer. Puesto que nos alojábamos en una casa rural en Calatayud y no en un hotel con encanto y con historia como el del Monasterio de Piedra (antes de ir no sabíamos que uno se podía alojar dentro), decidimos probar en el Restaurante Reyes de Aragón, que está ubicado dentro de un antiguo dormitorio monacal. Tiene comida típica aragonesa y se puede comer de menú y de carta. Nosotros comimos de menú y probamos las típicas truchas del Monasterio.

No recuerdo bien cuánto nos costó porque han pasado ya más de dos años y por entonces no tenía todavía el blog y no apuntaba estas cosas… Creo que bien pudieron ser unos 20 euros por persona. Lo que si recuerdo es que comimos muy bien y nos gustó todo mucho.

También se puede comer en el Restaurante Piedra Vieja. Los menús son más baratos y disponen de platos combinados, pero no tiene el encanto que el otro.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

La visita al Monasterio

Con la tripa llena, era el momento de conocer el monumento que da nombre al lugar: el Monasterio de Piedra. Se trata de un monasterio cisterciense del siglo XII (del año 1195). Aunque hay partes derruidas, aún se puede visitar el claustro, la sala capitular, la cocina, la bodega y granero, el comedor, el altar y la iglesia, que combinan diferentes estilos arquitectónicos como el mudéjar, el románico, el gótico, el renacentista y el barroco.

La visita es guiada y está incluida en el precio de la entrada. En la bodega se encuentra el Museo del Vino de la Denominación de Origen de Calatayud, en el que se puede conocer cómo se elaboran los caldos con D.O. de esta zona.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

También en el Monasterio hay una exposición sobre la historia del chocolate y es porque su cocina es el primer lugar de España y de Europa donde se cocinó chocolate. Y es que un monje cisterciense que viajó con Hernán Cortés a América trajo unos sacos de cacao que le regaló al abad del monasterio. Tras ver la exposición nos quedamos con unas ganas enormes de chocolate, por lo que compramos unas tabletas en la tienda de souvenirs.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

Tarifas y horarios (año 2011)

Hay dos tipos de entradas: una para visitar todo tanto el parque como el monasterio y que incluye también el espectáculo de aves rapaces (cuando lo hay) que cuesta 13,50€ para adultos y 10€ para niños de 4 a 12 años. Y otra entrada que es solo para visitar el monasterio que cuesta 8€ para adultos y niños.

De noviembre a marzo, está abierto de 9.00 a 18.00 horas, mientras que de abril a octubre abre sus puertas de 9.00 a 20.00 horas.

Pin It on Pinterest