Que levante la mano quien no haya sufrido nunca un retraso de un vuelo o no le hayan cancelado su vuelo directamente. La verdad es que cuando se dan esas situaciones, primero se te queda cara de tonto, y después te entra el cabreo monumental porque este tipo de cosas puede amargarte o, incluso, arruinarte el viaje, sobre todo cuando ocurre en el vuelo de ida. Sin embargo, los pasajeros tenemos una serie de derechos que muchas veces desconocemos como son las indemnizaciones.

Aún recuerdo lo mal que empezó mi primer viaje a París y eso que ya han pasado 15 años. Era un viaje que me hacía mucha ilusión. Iba con mis padres y mi hermano. Teníamos previsto pasar cuatro días en la Ciudad del Amor y tres en Disneyland® Paris, pero nuestro vuelo Madrid – París se retrasó más de ocho horas, por lo que perdimos el primer día del viaje. Mi madre puso varias reclamaciones en el propio aeropuerto pero la verdad es que no conseguimos nada. La compañía aérea alegó que había niebla -algo que a nosotros no nos convenció porque otras aerolíneas que también volaban al mismo aeropuerto que al que íbamos nosotros no sufrieron retrasos-.

Lo que quizá muchos viajeros desconocen es que hay una normativa de la UE que todas las compañías aéreas que vuelan por Europa están obligadas a cumplir como es el indemnizar al pasajero en caso de cancelación, gran retraso y overbooking.

¿A qué se tiene derecho en casos de retraso, cancelación u overbooking?

  • Se tiene derecho a elegir entre que te den un transporte alternativo a tu destino final o al reembolso del billete, y en el caso de elegir esta última opción y no estar en tu lugar de origen, regresar de manera gratuita.
  • Además, es posible tener derecho a comida e incluso estancia gratuita dependiendo de la duración del retraso y de la distancia del vuelo.
  • Asimismo hay derecho a unas indemnizaciones que van desde los 250 euros a los 600 euros en el caso de denegación de embarque por overbooking, cancelación o retraso de más de tres horas en función de la distancia del vuelo:
    • Hasta 1.500 km: 250 euros
    • De 1.500 km a 3.500 km: 400 euros
    • Más de 3.000 km: 600 euros

No hay derecho a indemnización en el caso de cancelación por circunstancias ajenas a la aerolínea como el mal tiempo, si te avisan dos semanas antes de volar o si te ofrecieron un vuelo alternativo.

Aún en circunstancias excepcionales como el mal tiempo, las aerolíneas están obligadas a devolverte el importe del billete, el transporte alternativo hasta el destino final lo antes posible o la posibilidad de cambiar las fechas del viaje.

La verdad es que muchas veces las reclamaciones que ponemos en el aeropuerto no reciben la respuesta que esperamos. Y al final si quieres hacer valer tus derechos, hay que meterse en líos de abogados. Navegando por internet he descubierto empresas que te ayudan con este trámite como Flightright que, además, solo te cobra si finalmente consigues la compensación.

No sé qué tal funcionarán estas compañías que reclaman por ti, pero si en el futuro me ocurre algo como lo de París -que espero que no- ya sabré a dónde acudir para hacer valer mis derechos. Al fin y al cabo, no hay nada que perder. Si no ganas nada, no tienes que pagar. Y si ganas algo, pues le das una pequeña parte. Creo que puede ser una buena alternativa.

¿Cómo han sido vuestras experiencias con las aerolíneas?

Pin It on Pinterest