Cuando se viaja con niños, también hay que tenerlos en cuenta a la hora de programar las visitas, porque es aconsejable incluir algo que les pueda gustar o hacer ilusión. Nosotros de momento no tenemos ese problema, porque Iris es aún pequeña y no pone pegas con los sitios a los que la llevamos. Cuando estuvimos en la capital de la República Checa, ya nos estuvimos fijando en los posibles planes con niños en Praga. Tal vez no sea una de las ciudades con más oferta para los peques si se compara con otras ciudades europeas, pero siempre hay cosas que puedan gustarles.

Diez planes que se pueden hacer en Praga con niños:

1. Castillo de Vysehrad

¿A qué niño no le gusta un castillo y sentirse como un príncipe o una princesa? Desde el castillo de Vysehrad que está en lo alto de una colina, hay unas vistas preciosas de la ciudad y del río Moldava. Además, en su interior hay muchas zonas ajardinadas donde los más pequeños podrán correr y saltar sin problemas.

2. Colina Petrin

Para llegar hasta ella, habrá que montar en funicular, un medio de transporte que puede resultar muy atractivo para los niños. Ya en la cima, además de poder subir a la Torre Petrin, que es como réplica de la Torre Eiffel de París en pequeño, también hay un laberinto de espejos en la zona que seguro que hará que se lo pasen en grande.

3. Teatro de marionetas

En la calle Karlova está el teatro de marionetas de Divadlo Minor que, al parecer, suele gustar mucho a los niños. Además, las marionetas forman parte del paisaje de Praga y son muchas las tiendas donde se podrá comprar un muñeco de estos después para llevárselo de recuerdo a casa. Sin ir más lejos, en el Callejón Dorado, en el Castillo de Praga hay una tiendecita muy mona con montones y montones de marionetas.

4. Teatro negro

Se llama así porque el escenario es negro y los actores y objetos que utilizan van de fosforescentes. Las obras de teatro negro son mudas y la música es la protagonista, por lo que son ideales para cualquier turista. Nosotros no presenciamos ninguna, pero mis padres que también han estado en Praga, nos comentaron que es una espectáculo perfecto para los peques de la casa. Hay varios teatros en los que se representa este tipo de obras que son muy típicas de Praga. Sin ir muy lejos, en la Ciudad Vieja está Ta Fantastika: C/ Karlova, 8.

5. Museo de los Juguetes

Se ubica en el interior del Castillo de Praga. Nosotros tampoco entramos en nuestra visita, pero nos han dicho que a los pequeños de la casa les suele gustar también mucho. Destaca su colección de barbies. Pero además, dispone de juguetes de todas partes del mundo y que datan desde la Grecia antigua hasta la actualidad. Los menores de 15 años entran gratis.

6. Ir al zoo

Es un clásico, pero ¿a qué niño no le gustan los animales? Suele ser una apuesta segura llevarles al zoo de la ciudad. El Zoo de Praga se encuentra situado a las afueras (Valle de Troya), pudiendo llegar con coche de alquiler o transporte público: Línea de metro C o el autobús número 112.

7. Acuario de Praga

Después del zoo, visitar un acuario es otra actividad muy socorrida cuando se sale de viaje con niños
El acuario se encuentra en los pabellones de la Exposición de Holesovice. Para llegar: Metro: línea C o tranvía: líneas 5, 12, 14 y 17.

8. La Isla de Kampa

La Isla de Kampa se encuentra tras cruzar el Puente de Carlos junto a la Ciudad Pequeña. Es un lugar tranquilo en el que también los niños podrán estar a sus anchas, correr y jugar. Dispone de un parque infantil.

9. Subir a la Torre del Reloj Astronómico

O subir a cualquiera otro torre de las que están abiertas al público. Y es que Praga es conocida como la ciudad de las 100 torres, y algunas tienen más de 500 años. Seguro que los niños se sienten fascinados cuando sepan la antigüedad de la Torre del Reloj Astronómico. Además, las vistas desde la torre del centro de la ciudad son fantásticas. Pero no sólo podrán subir. Cada hora, en la Torre del Reloj hay un pequeño espectáculo con una serie de figuras.

 

Seguro que hay más cosas que se pueden hacer en Praga con niños, pero estas son las más destacadas, y algunas incluso pueden ser buenos planes si no se viaja con peques.

10. Paseo en barco por el río Moldava

El río Moldava es el más largo de la República Checa. Varias son las opciones para todos los bolsillos: desde dar un paseo de una hora hasta hacer un pequeño crucero con comida o cena a bordo.  Nosotros en Praga no lo hicimos, pero sí en Budapest y desde luego es una actividad muy recomendable. Es una forma distinta de ver la ciudad: es una manera relajada y tranquila para conocer Praga.

¿Conocéis Praga? ¿Recomendáis alguna otra actividad a hacer con los niños en la capital de la República Checa?

suscribete

Pin It on Pinterest