Tenerife es mucho más que turismo de sol y playa. Estábamos seguros de ello y queríamos comprobarlo de primera mano. Por eso, y por su fama de buenas temperaturas todo el año, decidimos que sería el primer destino de este 2017. Siempre nos había rondado la idea de visitar las islas Canarias cuando hace frío en Madrid y ahora era el momento ideal para huir de las bajas temperaturas. El objetivo era recorrer la isla con nuestro coche de alquiler en cinco días.

Vuelos

Con menos de 2 semanas de antelación, nos pusimos a buscar en Skyscanner vuelos para cualquier punto de Europa para hacer la primera escapada del año a principios de febrero. Al final, lo más barato que encontramos fueron unos vuelos a Tenerife Norte con Norwegian. Así que como queríamos escapar del frío inverno de Madrid, vimos que era la oportunidad con la que siempre habíamos fantaseado. Los vuelos ida y vuelta para los tres costaron 171 euros.

Alquiler de coche

Tras los vuelos, buscamos coche de alquiler. La idea que teníamos de viaje era poder recorrer la isla a nuestro aire como ya hemos hecho en otras ocasiones. Esta vez nos decantamos por la compañía Goldcar, que no habíamos probado hasta ahora y que, a decir verdad, nos ha encantado. Tiene precios muy competitivos y la verdad es que puedes reservar un coche para cuatro días como nuestro caso a partir de 45 euros.

Nosotros, en concreto, reservamos un Skoda Fabia con silla de retención infantil para la peque y con dos conductores, con recogida y devolución en el propio aeropuerto y con seguro a todo riesgo.

Alojamiento

Para el alojamiento, al principio no teníamos muy claro cuál sería la mejor opción. Pero mirando un mapa de la isla y dado que no íbamos en busca de sol y playa, decidimos alojarnos en el Puerto de la Cruz, porque nos parece que su ubicación es ideal para recorrer la isla. Otra cosa distinta es que si vas buscando un lugar de playa, las mejores se encuentran en la zona sur.

Como decía, optamos por el Puerto de la Cruz, y por unos apartamentos que nos gustaron desde el primer momento que los vimos. Son los apartamentos del Club Tarahal. Aunque haremos una reseña completa, podemos avanzar que están muy bien equipados y disfrutan de una posición privilegiada.

Ruta

Después de mucho mirar en internet información, la ruta quedó así:

DÍA 1: Ruta Icod de los Vinos – Garachico 

Aunque llegamos a la isla por la mañana, entre que recogimos el coche, nos situamos, pasamos a hacer el check-in por el apartamento, ya era casi la hora de comer. Para ello, fuimos a Santa Úrsula, a un guachinche que nos recomendó la recepcionista del apartamento. De allí, hicimos una ruta para visitar algunos de los lugares de la zona conocida como «Isla Baja». En Icod de los Vinos nos encontramos al famoso drago milinario, todo un símbolo en este pueblo. También en este municipio está la Cueva del Viento, que es un tubo volcánico que se puede visitar, pero al que no fuimos porque cuando estuvimos en Ibiza ya visitamos una pequeña cueva y a Iris no le gustó mucho la experiencia porque le dio miedo. Pero lo dejamos apuntado para una siguiente visita. De allí, nos dirigimos a Garachico, un pueblecito pesquero con mucho encanto.

DÍA 2: Escursión de avistamiento de ballenas y delfines y zona sur de la isla

Era uno de los días que más ganas teníamos, porque haríamos una excursión desde Puerto Colón para avistar cetáceos en libertad. En Tenerife hay muchas empresas que se dedican a ello, porque la costa suroeste de la isla es un lugar ideal para disfrutar de esta actividad. Nosotros optamos por Mar de Ons, empresa que tiene salidas desde el Puerto de los Cristianos durante todo el año.  De las excursiones que realizan, nosotros nos decantamos por una de dos horas sin parada para nadar, porque al ir en invierno, nos parecía que podía hacer frío para ello.

En esta excursión, de la que daremos más detalles en otro post, se aleja de la costa unas tres millas para poder ver ballenas y delfines. En las aguas de las Canarias es posible ver hasta 29 especies diferentes. En nuestra excursión, no vimos las 29 especies, pero sí varias de delfines y de ballenas.

Después de la excursión, comimos en Los Cristianos y luego nos dirigimos a Santiago del Teide para ver Los Gigantes, un acantilado basáltico que es impresionante.

DÍA 3: La Orotava y Parque del Teide

Día dedicado al icono de la isla, el Teide, que es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, en la categoría de Bien Natural. Es además, el pico más alto de España, con sus 3.718 metros de altitud. Para llegar al Teide, subimos en teleférico. Es aconsejable comprar las entradas on line para evitar las colas. Si quieres subir hasta el Pico del Teide, precisas un permiso especial gratuito pero hay que reservarlo con bastante antelación. Nosotros no pudimos conseguirlo porque ya estaban todos agotados cuando empezamos a organizar el viaje. Si no consigues el permiso, siempre se puede hacer un par de rutas alternativas, una de ellas la 12 es también recomendable y te lleva al Pico Viejo, aunque yendo con niños pequeños es un poco difícil y no pudimos completarla.

Después, visitamos también La Oratava, que está declarada de Interés Turístico. Terminamos viendo el atardecer en el Puerto de la Cruz, en Playa Jardín.

DÍA 4: La Laguna – Santa Cruz de Tenerife y San Andres (playa de Las Teresitas)

Visitamos dos de las ciudades que no te puedes perder si viajas a la isla: La Laguna, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y Santa Cruz, que tiene también un precioso casco histórico que bien merece la pena visitar.

Las Teresitas

Y también pasamos un rato en la playa de Las Teresitas, una playa curiosa porque no es de arena negra volcánica como otras de la isla, sino de arena dorada porque la trajeron del Sáhara.

DÍA 5: Regreso a Madrid

Este día no pudimos hacer nada porque nuestro vuelo salía a las 10.30 horas. Así que nos levantamos, dejamos nuestro precioso apartamento del Puerto de la Cruz y nos dirigimos al aeropuerto de Tenerife Norte, donde dejamos nuestro coche de alquiler.

Más información

Pin It on Pinterest