Hoy llega ya a su fin FITUR, la Feria Internacional de Turismo que cada año se celebra por estas fechas en el recinto ferial de Ifema de Madrid. Después de varios días con los dientes largos con todo lo que iban contando por Twitter y la cantidad de noticias que leía sobre el evento me moría de ganas de poder ir, pero por trabajo no pude acercarme antes.

Quería recopilar información para futuros viajes y además, acercarme a la quedada viajera organizada por Minube y a la que asistirían algunos blogueros a los que leo habitualmente como Miguel Nonay, de A salto de mata.

La quedada fue estupenda y muy interesante. No solo Miguel, sino también otros blogueros como el Pachinko, entre otros, estuvieron compartiendo sus viajes y sus anécdotas viajeras. Al terminar, hubo un pequeño picoteo cortesía de Castilla-La Mancha y La Rioja.

Después de intercambiar algunas palabras con Miguel, y también con Laura Farelli de Nomaders, que también estaba presente, me dispuse a recorrer los pabellones. ¡¡Hay que ver lo enorme que es Fitur y la cantidad de información que puedes recopilar!!

Dividido en dos partes, por un lado, en los pabellones pares te encuentras con los stands de los países. Si caminas del 2 al 10, primero te encuentras en Asia y Pacífico. Sigues avanzando y pasas a África y América. Y continúas hacia Europa, para terminar en el 10 con un pabellón dedicado a empresas que se dedican al sector turístico como puede ser Renfe, Aena, algún hotel que otro…

Si el recorrido lo haces por los pabellones impares, del 1 al 9, te encuentras con los stands dedicados a las regiones españolas: Andalucía, la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, La Rioja, Navarra, Extremadura, País Vasco, Galicia, Madrid… Después de dar tantas vueltas por los pabellones del mundo, cuando llegamos a los pabellones españoles estaba tan cansada, que a decir verdad, por estos últimos pasé muy deprisa y apenas recopilé información.

Y es que mi interés principal en Fitur era recoger folletos, mapas y planos de Japón. Si todo sale bien (estamos a la espera de poder coincidir en nuestras vacaciones Gustavo y yo), este verano queremos viajar al país del sol naciente. De momento no tenemos ni fechas ni cuántos días sería. Esperemos que la incógnita se vaya resolviendo de aquí a abril que es cuando tendremos la confirmación de los días que tendremos.

Además de la información sobre Japón, también cogí folletos de países de Europa a los que podamos hacer alguna escapada, así como de Nueva York, que es otro de nuestros destinos soñados, pero para el que no tenemos ni fechas previstas para este año.

Pero Fitur no es solo coger información. También es un espectáculo en sí mismo. En algunos stands te puedes hacer fotos con personas que llevan el traje típico del lugar al que representan. También puedes contemplar in situ cómo trabaja un artesano, o ver algún baile tradicional, entre otras muchas cosas. Pero si algo tiene más éxito en Fitur que cualquier otra cosa son las degustaciones gratuitas. En todo stand en el que daban algo de comer, había enormes colas… Así como en los stands en los que regalaban algo, aunque fuera un simple bolígrafo o una mochila con publicidad.

Tampoco faltaban los sorteos de viajes a lugares paradisíacos como el que hizo el stand de Maldivas, que dejó a los participantes con la mosca de que se trataba de un tongo. Y es que casualmente participaban en el sorteo que se realizó por la tarde las mismas chicas que se encontraban en el stand facilitando información… Y casualidades de la vida, le tocó precisamente a una ellas. La mano inocente que sacó la papeleta fue otra de las chicas y la única persona que leyó el nombre del agraciado fue otro de los del stand… En fin, nunca sabremos si el sorteo fue real o solo un paripé…

Pin It on Pinterest