Cuenca es Ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1996. Está formada por dos núcleos urbanos: el casco histórico, cuyo centro es la Plaza Mayor, situada a mil metros sobre el nivel del mar, y el nuevo, donde el centro es la conocida calle de Carretería, por haber sido paso de carruajes y que es la arteria comercial de la ciudad. El casco histórico se encuentra situado sobre una escarpada mole rocosa, lo que hace que en esta zona haya enormes cuestas. Además, está rodeado de los ríos Júcar y Húecar.

El paseo que os propongo para visitar Cuenca parte de la Plaza Mayor, donde nos encontramos con la catedral cuya construcción se inició en el siglo XII después de que la ciudad fuera conquistada por el rey Alfonso VIII. Se trata de la primera catedral gótica española. Además, tiene un bonito claustro que ha sido recientemente restaurado que es coetáneo al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Para visitar la catedral, hay que pagar una entrada de 2,90 euros.

También en la Plaza Mayor, al final de la calle de Alfonso VIII se encuentra el Ayuntamiento. Pasando los arcos de la Casa Consistorial tenemos la Oficina de Turismo. Desde allí, volvemos hacia la catedral pasamos por la calle que está al lado y que lleva al Museo Diocesano, que está ubicado en los bajos del Palacio Episcopal. Lo más destacable de este museo es que cuenta con dos obras del Greco. Cogemos la calle de los Canónigos y bajamos hasta llegar a la Plaza de Ronda. En esta plaza, nos encontramos con las Casas Colgadas, el monumento más representativo de Cuenca y que acoge el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca.

Catedral de Cuenca

Catedral de Cuenca

Desde aquí hay dos opciones. Por un lado, seguir hacia el puente de San Pablo, desde donde hay unas maravillosas vistas de las Casas Colgadas y accederemos también al Convento de San Pablo que es actualmente el Parador de Turismo de Cuenca. Otra opción es bajar hacia el Barrio de San Martín, desde donde podemos tener una panorámica de los llamados Rascacielos de Cuenca, construcciones centenarias de considerable altura que van variando según se levantan sobre la calle de Alfonso VIII o la calle de Santa Catalina. Justo por este barrio hay maravillosos rincones que fotografiar.

Si volvemos a la Plaza Mayor, podemos tomar también dos caminos. Por un lado, subir por la calle del Fuero que está pasando los arcos del Ayuntamiento y que asciende junto al convento de los Mercedarios Calzados, que hoy es sede de las Esclavas del Santísimo Sacramento. Se trata de un edificio del siglo XVIII. Por esa calle llegamos a la plaza de la Merced, una zona muy monumental donde se encuentran el edificio del Seminario de San Julián, y el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, que se ubica sobre el Antiguo Asilo de Ancianos Desamparados. Si seguimos ascendiendo, llegaremos a la plaza de Mangana, zona que fue el núcleo del barrio árabe, primero y del barrio judío, después. Aquí hay otro mirador con bonitas vistas de otra zona de la ciudad.

Casas Colgadas de Cuenca

Casas Colgadas de Cuenca

El otro camino que se podía tomar desde la Plaza Mayor es coger la Ronda del Júcar, que va paralelo a la Hoz del río Júcar. Desde esta zona hay también increíbles vistas. Una escalinata nos conducirá a la plaza del Trabuco, tras atravesar un arco de medio punto. Si seguimos ascendiendo desde esta plaza, pasaremos por el Archivo Histórico Provincial, edificio del siglo XVI y que fue cárcel inquisitorial. Al final veremos los restos del antiguo castillo o alcazaba árabe. Desandamos lo andado hasta volver al Archivo Histórico y bajamos esa calle todo recto. Nos llevará de nuevo a la Plaza Mayor. Por el camino nos encontraremos con la Iglesia de San Pedro,  el Colegio de San José del siglo XVII, otro mirador, la Casa de la Demandera y el Convento de las Carmelitas que son sedes de la Fundación Antonio Pérez, un museo de arte contemporáneo.

Eso es en cuanto a lo visitable, pero si vienes también a Cuenca para hacer turismo gastronómico, los platos típicos por excelencia son el morteruelo, que es una especie de puré o paté de diferentes carnes, el ajoarriero, que lleva bacalao y patata, y el gazpacho pastor, que aún no he tenido la ocasión de probar.

Rascacielos de Cuenca

Rascacielos de Cuenca

Una de las fechas claves para visitar Cuenca suele ser cuando la Semana Santa que está declarada de Interés Turístico Internacional. La Procesión de los Borrachos es la más conocida. Fuera de estas fechas, es mejor venir a Cuenca en primavera-verano porque es una ciudad muy fría. En invierno, al parecer, las temperaturas bajan de los 0ºC.

Pin It on Pinterest