A finales de octubre del pasado año, cuando nadie imaginaba la que se nos avecinaba con el coronavirus, este blog cumplió diez años, y para celebrar una fecha tan redonda decidí regalarle un cambio de imagen, que se ha materializado en plena cuarentena por el estado de alarma.

La última que cambié el diseño fue hace más de cinco años, por lo que creí buena idea darle una imagen más moderna al blog. Así que después de solicitar varios presupuestos, en noviembre, contacté con una diseñadora, Celia, de Haz Realidad Tu Idea, para que hiciera el cambio. En enero se puso a dar forma al nuevo diseño, y finalmente lo instaló ya en medio del estado de alarma por el coronavirus.

Y aunque la imagen es distinta, la esencia del blog sigue siendo la misma: Mostrar cómo viajar con niños por todo el mundo, aunque en estos momentos (y probablemente, en un largo período de tiempo), no podamos hacerlo.

He apostado por una cabecera un poco distinta, con una foto de la peque viajera y mía en uno de nuestros últimos viajes. Tras una breve descripción sobre mí y sobre el blog, aparecen los mapas de los continentes que llevan a las entradas publicadas esos lugares.

Luego aparece las herramientas que yo uso para organizar nuestros viajes en familia, así como las guías que he escrito, para que te resulte más fácil preparar un viaje con niños. A continuación, aparecen diferentes botones con algunos de los viajes que recomiendo hacer con niños. Y ya por último puedes ver las últimas entradas del blog.

Sobre la cuarentena

Desde que empezó la cuarentena, no he publicado más que dos posts (uno sobre Películas para viajar con niños desde el sofá y otro sobre Viajar en tren nocturno a Rovaniemi) por dos razones. La primera y principal es que me parece frívolo hablar de viajes cuando es algo que a corto y medio plazo no podremos hacer. Ni siquiera está claro si este verano podremos viajar a menos por nuestro país.

Y la segunda, no tengo ganas de escribir de viajes, no le encuentro sentido y eso que escribir sobre mis viajes pasados me gusta tanto como viajar. Siempre he compartido la idea de que los viajes se viven tres veces: una cuando lo preparamos, otro cuando estamos en los viajes y una tercera, cuando lo rememoramos después… Y escribir en este blog me sirve para rememorar esos viajes y escapadas.

Además, también soy consciente de que los viajes no es algo que ahora interese a la gente. Hay otras preocupaciones mayores. El coronavirus ha puesto todo patas arriba todo.

Afortunadamente, de momento, nosotros nos encontramos bien. En nuestro caso, el bicho solo nos ha afectado en la manera de vivir, pues por lo demás, continuamos trabajando. Desde que empezó el estado de alarma, yo estoy teletrabajando. La peque viajera y yo, llevamos sin salir de casa desde el 13 de marzo. Ya he perdido la cuenta de los días que llevamos sin pisar la calle. El papi, por ser su trabajo esencial, ha continuado saliendo a diario y por eso, es él el que se encarga de la compra.

Así que la cuarentena la paso teletrabajando, haciendo de profe para la peque, jugando con ella, haciendo dulces y elaborando fotolibros, que tengo muchos acumulados.

Viaje cancelado

Por culpa del coronavirus, tuvimos que cancelar un viaje a Tromsø, en Noruega, que teníamos previsto a finales de marzo. Cuando lo reservamos, el coronavirus no era ni una pandemia, y los casos se circunscribían a los que había en China. ¡Quién hubiera imaginado que nuestro viaje a Marruecos a finales de enero sería el último en muchísimo tiempo!

Decidimos cancelar el viaje antes de que se decretara el estado de alarma, en vista de cómo iba evolucionando el coronavirus. Quisimos hacer uso del seguro de viajes de Intermundial que teníamos contratado, pero entonces descubrimos que los seguros de viaje, en temas de cancelación cuando hay una pandemia declarada, no sirven para absolutamente nada. ¡Menuda decepción!

Así que sin seguro de viaje que se haga cargo, nos tuvimos que arreglar solos con las aerolíneas y los proveedores de los servicios. De ese viaje, no hemos recuperado aún gran parte del dinero invertido.

Tan solo hemos recuperado por el momento el dinero de uno de los cuatro vuelos que íbamos a realizar (en este caso, Easyjet canceló el vuelo y nos ha devuelto íntegro lo pagado tras solo dos semanas), y el alojamiento (Airbnb nos devolvió todo aunque cuando cancelamos había parte que no nos correspondía en condiciones normales).

En cuanto a los otros tres vuelos, de dos de ellos, con Norwegian, aún estamos esperando a que nos devuelvan el dinero. Hace ya casi cuatro semanas nos dijeron que nos lo reembolsarían y aún no sabemos nada.

Del cuarto, con SAS, pero comprado con eDreams, después de una llamada de 4 horas a la agencia de viajes on line, conseguimos que nos diera un bono porque la aerolínea no había cancelado el vuelo. El problema es que es para gastar antes del 30 de noviembre de este año… Y viendo cómo evoluciona la pandemia, dudo que podamos hacer uso de ese bono…

Luego además, hemos perdido dinero en una excursión que habíamos contratado porque pagamos en corona noruegas, y aunque nos devolvieron todas las coronas pagadas, ha resultado que con la crisis del coronavirus, se ha devaluado el euro y hemos perdido por eso dinero.

Planes de futuro

Sobre las perspectivas de viajar… Cada vez veo más difícil que este verano podamos salir de la comunidad donde vivimos. Cuando empezó el estado de alarma, aún creía que para julio, que es cuando tendremos las vacaciones, podríamos viajar a dónde habíamos pensado ir…

A medida que pasaban los días y las semanas, empezamos a pensar en un plan alternativo. Este año queríamos cruzar el charco, pero pensamos que tal vez, este verano nos tocase quedarnos de nuevo por Europa y comenzamos a soñar con viajar con nuestro coche tal vez por Francia…

Pero tras la última prórroga del estado de alarma, empezamos a creer que probablemente no se podría pasar la frontera porque continuarán cerradas, como ahora mismo, por lo que empezamos a pensar en un roadtrip o vuelta por España con nuestro coche en el mes de julio… Pero incluso empiezo a creer que tampoco será posible… Así que ahora estamos en plan «no pensar nada», pues ya improvisaremos sobre la marcha, lo que sea, cuando llegue el momento.

¿Tú cómo lo ves? ¿Crees que se podrá viajar este verano?

¿Y qué te parece el nuevo diseño?

 

Pin It on Pinterest