Aunque nuestra primera intención era haber ido a Noruega en las primeras vacaciones con Iris, al final decidimos ir a Praga y Budapest. Nos habría gustado ir también a Viena y Bratislava, pero viajando con un bebé de cinco meses y medio, y teniendo 9 días para recorrer la zona, iba a ser excesivo.

Así que nos centramos en dos de las llamadas Capitales Imperiales y dedicamos tres días enteros a Budapest y tres días y medio a Praga. Los días de ida y vuelta los perdíamos porque para ir a Budapest hacíamos una escala de cuatro horas en Praga y el día vuelta nuestro vuelo salía a las once de la mañana. Os voy a hacer una pequeña guía de viaje a Budapest y Praga.

Transportes

  • Avión:

Miramos y remiramos varias opciones de vuelos y al final lo que nos salía mejor de precio era hacer Madrid-Budapest y Praga-Madrid con Czech Airlines. La experiencia ha sido un poco agridulce. Los vuelos fueron estupendamente. Salieron superpuntuales, y al contrario de lo que nos quejábamos el año pasado con Iberia, con la compañía checa si que te dan un pequeño aperitivo en sus vuelos, aunque el vuelo dure poco más de una hora. Cogimos tres vuelos, porque el trayecto Madrid-Budapest se hace con escala en Praga.

Y digo agridulce porque nos han estropeado la sillita de paseo del bebé que justo habíamos comprado para este viaje. Al volar con un bebé te permiten llegar hasta el avión con el carrito del crío, se lo llevan a las bodegas con las maletas y luego te devuelven al bajar del avión. Pues cuando bajamos en Barajas, tenía una rueda rota. De momento estamos a la espera de ver si nos dan una solución, pero estamos teniendo muchos problemas para reclamar (pero como no es motivo del post, pues ya lo contaremos cuando sepamos cómo queda la cosa).

  • Tren:

Para trasladarnos entre Budapest y Praga decidimos hacerlo en tren diurno, aunque barajamos también la opción del nocturno, pero cuando vimos que llegaríamos a Praga poco después de las 6 de la mañana, lo descartamos, aunque hubiera sido un buen modo de aprovechar más el tiempo porque el tren tarda 7 horas en hacer el recorrido pero llegar sobre las 6 de la mañana a Praga con un bebé es una hora un tanto mala.

Puente de la Libertad en Budapest

Puente de la Libertad en Budapest

Estuvimos mirando para comprar los billetes por internet, y la única manera de comprarlos era a través de una agencia checa que te los envía a casa, pero se encarecía bastante el precio. Así que al final decidimos que nos arriesgaríamos a comprarlos en Budapest cuando llegásemos. Nada más dejar las maletas y cenar, nos dirigimos a la estación de Keleti, que está abierta hasta bien entrada la noche, a comprarlos, y no hubo ningún problema y pudimos coger los billetes para el día y la hora que queríamos. El precio de dos billetes: 58 euros al cambio.

Alojamientos

  • Budapest

Después de mucho buscar nos decantamos por el Ibis Budapest City, de tres estrellas. No está al lado de ninguna atracción turística, salvo el famoso Café New York, pero está muy bien comunicado, junto al metro de Blaha Lujza, con paradas de autobuses casi al lado, y a unos 10 minutos andando de la estación de trenes de Keleti. Pillamos una oferta de solo alojamiento que por reservar con antelación de más de 20 días  en su propia página web nos costo 180 euros cuatro noches de alojamiento.

Elegimos finalmente este porque ya conocemos los Ibis y sabemos que son siempre un acierto. La única pega es que el aire no funcionaba bien en la habitación y pasamos mucho calor. Por lo demás es recomendable. Este hotel permitía el alojamiento gratuito de menores con sus padres en una cama supletoria o cuna. A nosotros nos pusieron cama supletoria aunque habíamos pedido cuna.

  •  Praga

Optamos por el Zlatá Váha, de tres estrellas. Lo reservamos con Booking y nos costó al cambio 221 euros cuatro noches de alojamiento y desayuno. Está a menos de cinco minutos andando de la estación de trenes Hlavní Nádrazí y a unos 10 minutos andando de la Plaza de la Ciudad Vieja, junto a la Torre Jindrisská y la Sinagoga de Jerusalen. Aquí en la habitación no había aire acondicionado y también pasamos calor. La habitación tiene dos camas pequeñas y las cunas se pagan a parte. Si no quieres cuna ni cama supletoria, se pueden alojar menores de 6 años gratuitamente.

El desayuno es buffet, pero es más bien malo, con poca variedad y media hora antes del cierre del comedor ya no reponen las cosas que se van acabando. Solo es recomendable si no encuentras nada mejor más barato, por su buena ubicación.

Iglesia de San Nicolás en Praga

Iglesia de San Nicolás en Praga

Traslado aeropuerto de Budapest al hotel

Para ir del aeropuerto de Budapest al hotel cogimos un taxi. Solemos preferir el transporte público cuando viajamos, pero yendo con Iris y después de estar todo el día de viaje (tuvimos que hacer una escala de 4 horas antes de llegar a Budapest), vimos que era la mejor opción.

En Budapest los taxis del aeropuerto a la ciudad tienen precios fijos. Algo que está muy bien cuando llegas por primera vez a una ciudad, para evitar que el taxista sea muy «listo» y te quiera dar «una pequeña vuelta» antes de llegar a tu destino. Nada más salir del aeropuerto tienes una caseta roja donde indicas el hotel y te dan un ticket con el precio que tendrás que pagar al taxista y que depende de la zona a la que vayas: si vas a Buda es un precio, si vas a Pest, otro… En nuestro caso fueron 22 euros. Se puede pagar en euros o en florines húngaros (en fllorines es más barato).

Si piensas volver al aeropuerto, en el ticket que te dan hay un número de teléfono para que llames para pedir un taxi para la vuelta y te cuesta más barato: en nuestro caso habrían sido 17 euros, pero nosotros no teníamos que volver al aeropuerto.

Si prefieres otras opciones más económicas en Budapest tienes taxis compartidos (son como minibuses) que cuando se llenan van haciendo el recorrido por los hoteles de las personas que van en el taxi. Cuestan 7 euros por trayecto. A nosotros nos cobraban por Iris el billete igualmente, así que no nos salía a cuenta.

También hay un autobús, el número 200 que sale de la terminal 2 del aeropuerto hasta la parada de Köbnya Kipest, donde se puede coger el metro hasta donde tengas que ir.

Traslado del hotel de Praga al aeropuerto

En esta ocasión preferimos coger el autobús express que va al aeropuerto porque la parada estaba casi al lado del hotel. Se encuentra donde la estación de trenes Hlavní Nádrazí y en teoría hay autobuses cada media hora (y digo en teoría porque nosotros el día que volvimos estuvimos esperando muchísimo rato… tanto que pensábamos que no llegaríamos a tiempo al aeropuerto). Este autobús para tanto en la Terminal 1 como en la 2. Cuesta, al cambio, unos 2 euros por persona y no hay que pagar por las maletas (en otros autobuses hay que pagar por la maleta un pequeño billete).

Cambio de moneda
En Hungría, la moneda es el florín húngaro que cuando nosotros estuvimos más o menos el cambio era de:

1€ = 295 florines

Y en República Checa, la moneda es la corona checa que cuando nosotros estuvimos, el cambio era aproximadamente de:

1€ = 25 coronas

En aeropuerto y estaciones de trenes hay que cambiar lo justo o nada porque el cambio es malísimo siempre, tanto en Budapest como en Praga.

Plaza de la Ciudad Vieja

Plaza de la Ciudad Vieja

El mejor cambio en Budapest lo vimos cerca del hotel (pero lo descubrimos el último día), enfrente del New York Café en la calle Erzsébet. Es una oficina de cambio muy pequeñita pero es donde menos comisión nos cobraron y el cambio era más ventajoso para nosotros.

En Praga, en foros y algunos blogs recomendaban una oficina de cambio que está en Kaprova, 14, detrás de la Plaza de la Ciudad Vieja, pero aunque no está mal, nosotros siempre vimos mejor precio en unas oficinas que estaban en una calle próxima al hotel que no cobraban comisión: en la calle Panská.

Seguro de viaje y médico

Al viajar a países de la Unión Europea, con la Tarjeta Sanitaria Europea era suficiente y no se precisa ningún seguro para que te atiendan si se precisa ir al médico. Lo que si hicimos fue sacarnos un seguro de cancelación por si las moscas. El año pasado no nos quedó más remedio que usarlo y este año casi estuvimos a punto de tener que cancelar también el viaje porque dos días antes me dio un cólico renal y casi ni me podía mover. Este año lo hicimos con Mapfre porque era el que mejor nos salía de precio. Bueno, nos salía mejor de precio el de Europ Assistance, pero no quedamos conformes con el trato recibido el año pasado porque hubo algunos gastos que no nos cubrieron y en la póliza no se especificaba que esto era así.

Budapest Card

Para descubrir Budapest, por cortesía de Turismo de Hungría, usamos la Budapest Card, una tarjeta muy útil para explorar la ciudad, pues te incluye gratis el transporte público en toda la ciudad, entrada a algún museo que otro, entrada a unos baños termales, así como dos tours guiados en inglés gratis (uno por Buda y otro por Pest), y descuentos en algunos monumentos, restaurantes, comercios.

Las hay de tres tipos dependiendo del tiempo que la vayas a emplear, a contar desde el primer momento en el que la usa:

  • 24 horas (4.900 florines)
  • 48 horas (7.500 florines)
  • 72 horas (8.900 florines)

Qué ver en Budapest

Os pongo el planning de lo que hicimos nosotros:
DÍA 1

    • Basílica de San Esteban (merece la pena subir a la torre para tener unas vistas de la ciudad desde lo alto).
    • Puente de Isabel (Sisí)
    • La Iglesia Parroquial del Centro (edificio más antiguo de Pest)
    • Gran Sinagoga de Budapest (la más grande de Budapest y la segunda del mundo)
    • Balneario Széchényi
    • Plaza de los Héroes
    • Visita panorámica por el Danubio con la empresa Legenda
Vista del Parlamento de Budapest

Vista del Parlamento de Budapest

DÍA 2

  • Estatua de la Libertad
    Citadella al lado: punto más alto de Budapest. Hay un búnker de la Segunda Guerra Mundial.
  • Calle Vací Utca.
  • Parlamento
  • Calle Andrassy
  • Ópera de Budapest (solo por fuera)
    Monte Gellert Hotel Gellert y ver por fuera balneario Gellert (es uno de los más antiguos de Budapest)
  • Iglesia Rupestre de Budapest
  • Miradores en el monte Gellert

DÍA 3

  • Desayuno en el Café New York
  • Paseo por el barrio de Buda: Castillo de Buda, Torre de María Magdalena a través de la calle Úri
  • El Bastión de los Pescadores
  • Puente de las cadenas
    Comida en el Mercado Central
  • Balneario Lukacs
  • Cena en McDonald’s de la estación de tren de Nyugati (está considerado como uno de los más bonitos del mundo).

 

Qué ver en Praga

DÍA 1 (Viajamos en tren por la mañana por lo que solo tuvimos unas horas de por la tarde para ver cosas)

  • Torre Jindrisska y Sinagoga de Jerusalem (por fuera)
  • Callejear por la Ciudad Vieja
  • Subir a la Torre del Reloj
  • Pasear por el Puente de Carlos

DÍA 2

  • Visita guiada  de dos horas con guía de la Oficina de Turismo de Praga. Recorrido por Ciudad Vieja y Ciudad Pequeña
  • Isla de Kampa
  • Muro de Lennon
  • Museo de Kafka y sus estatuas meonas (solo por fuera)
  • Iglesia de Nuestra Señora de la Cadena
  • Castillo de Praga: Catedral de San Vito, Palacio Real y Callejón Dorado
  • La Casa que Baila
  • Cervecería U Fleku
Puente de Carlos en Praga

Puente de Carlos en Praga

DÍA 3

  • Castillo de Praga: iglesia de San Jorge, torre de Dalibor
  • Iglesia de Loreto
  • Barrio Judío y visita de sus sinagogas
  • Plaza de Wenceslao
  • Museo Nacional (solo por  fuera)

DÍA 4

  • Fábrica de Cerveza
  • Torre Petrin
  • Plaza de la Ciudad Pequeña
  • Calle Nerudova
  • Ayuntamiento de la Ciudad Nueva
  • Vysherad

Ahora también puedes ver fotos de nuestros viajes en Instagram

¿Aún no eres fan de nuestra página en Facebook?
¿A qué esperas?

Pin It on Pinterest