Seguimos con el viaje a Liverpool. Nos habíamos quedado en la visita al Anfield Stadium. Al regresar al centro de la ciudad fuimos a visitar la Catedral Metropolitana, la derruida, nos dimos un paseo por el pequeño barrio chino y terminamos en Mathew Street para acercarnos a The Cavern, el lugar donde nacieron The Beatles.

Tras volver del Anfield Stadium, primero fuimos a ver la Catedral Metropolitana, que es católica. Es una construcción bastante peculiar pues desde fuera no parece cualquier cosa menos una catedral… Bueno, y tampoco por dentro. Es circular y tiene cabida para 2.300 personas. Se terminó de construir en 1967. Tiene una torre a la que se puede subir, pero cuando llegamos estaba cerrada. Creo que cierra sobre las 16.00 horas.

Frente a la catedral está una de las universidades de Liverpool. A medio camino entre ambas catedrales, se encuentra la Catedral derruida, una construcción que sufrió importantes daños durante la Segunda Guerra Mundial. Sólo se puede ver por fuera.

Catedral derruída

Catedral derruida

Avanzando todo recto por la calle Hope que sale de la Catedral Metropolitana, llegamos a la Catedral Anglicana. Dicen que es una de las más grande después de San Pedro en el Vaticano, el Duomo de Milán y la de Sevilla. También tiene una torre desde la que al parecer hay unas vistas muy bonitas de la ciudad. Pero una vez más, estaba también cerrado. ¡¡¡Con lo que me gustan a mí las vistas aéreas!!! A pesar de su aspecto, esta catedral también es de moderna construcción, pues se inauguró en 1978.

Catedral anglicana

Catedral anglicana

A pocos pasos de esta catedral, se encuentra el Chinatown de Liverpool con un vistoso arco de entrada. La ciudad cuenta con uno de los barrios chinos más antiguos de Europa. La comunidad china se trajo el arco de Shanghai. El barrio estaba decorado porque al día siguiente celebrarían el año nuevo chino.

El día se estaba ya casi acabando y no habíamos entrado aún en ningún típico pub inglés y allá que entramos en The Dispensory en Bold Street porque vimos un cartel que ponía que había sido declarado el mejor pub en 2010. Nos tomamos un pinta y una media pinta de cerveza por 5,15 libras.

Preguntamos a la chica que nos atendió cómo llegar a Seel Street, esquina con Slater Street porque en el foro Los Viajeros hablaban de un local llamado «Alma de Cuba», en el que se puede cenar mientras que escuchas música en directo, y que se ubicaba en una antigua iglesia. La chica no sabía cómo orientarnos, pero un chico que estaba tomando una cerveza se ofreció amablemente a acompañarnos, aunque nos advirtió que era un sitio un poco pijo y que como íbamos con vaqueros, chubasqueros, mochilas y zapatillas de trekking posiblemente no nos dejarían entrar. Y efectivamente, así fue. 🙁

Algo que nos sorprendió enormemente es que a pesar de la que estaba lloviendo, muchos ingleses, incluso el simpático que nos guió hasta «Alma de Cuba», iban sin paraguas ni chubasqueros… Es más, muchas chicas iban bastante ligeritas de ropa. Bien es cierto que no hacía mucho frío, pero estamos en invierno y no era para ir en manga corta o llevar minifaldas sin medias. ¡¡Están locos estos ingleses! 😉

De allí, nos dirigimos hacia Mathew Street para ver in situ The Cavern Club. El original que conocieron los Beatles está cerrado, pero a pocos metros, en la misma calle hay un nuevo Cavern. Por entrar cobran una libra por persona. Eran cerca de las 20.00 horas y había mucho ambiente de fiesta por esa zona. Al parecer Liverpool es una ciudad a la que acuden muchos ingleses a celebrar su despedida de solteros y así lo pudimos comprobar. Cada dos pasos nos encontrábamos con alguna despedida.

Como eran las 20.00 horas y teniendo en cuenta que allí se cena muy pronto, decidimos buscar donde cenar, no fuera que al final no pudiéramos hacerlo. Entramos en un pub donde también se podía comer muy cerca de Liverpool One, pero cuando nos sentamos nos dimos cuenta de que nadie comía nada y que solo bebían. Así que decidimos irnos a otro sitio y ya a esas horas quedaban pocas opciones y terminamos en el Burguer King. Dos menús del Burguer nos costaron 11,88 libras.

Para terminar el día, fuimos a ver la zona de St George Hall, una gran construcción de estilo clásico. Nos quedaba por ver de cerca el Ayuntamiento, un edificio del siglo XVIII, y las llamadas Tres Gracias junto a Albert Dock, aunque los habíamos visto de lejos durante el día. Pero como seguía lloviendo y estábamos cansados de todo el día, pues todas las visitas menos al Anfield Stadium, las habíamos hecho andando bajo la lluvia, decidimos volver al hotel. Eran ya las 22.00 horas.

Día 3: Vuelta a Madrid
Tras desayunar y recoger las cosas, pusimos rumbo al aeropuerto. Nuestro vuelo partía a las 12.05 horas. Justo enfrente del hotel se podía coger el 500 que nos llevaría al aeropuerto John Lennon. También en esta ocasión, nuestro vuelo salió puntual.

Pin It on Pinterest