Tras el parón en el blog por descanso vacacional (unido a cierta pereza que me da últimamente ponerme al frente del ordenador a escribir), llega el momento de seguir con el viaje al Sudeste Asiático

DÍA 18: 21 de agosto de 2011
Un día más estaba a la puerta esperándonos el taxista… pero no era con el que habíamos quedado el primer día, ni el que nos llevó el segundo, sino otro distinto con el que resultó bastante complicada la comunicación, ya que resultó que de inglés sabía más bien poco o nada, pero de eso nos daríamos cuenta poco a poco a lo largo del día. El hombre traía una chuletita con los sitios que le habíamos dicho al taxista del día anterior que queríamos visitar.

En primer lugar, nos dirigimos a Doi Suthep, aunque antes nos llevó a una fábrica de joyas aunque no entendimos muy buen por qué, ya que no se lo pedimos… Pero como sus conocimientos de inglés eran tan escasos no le entendimos muy bien. Para no perder demasiado el tiempo, entramos rápido, nos invitaron a un café, nos mostraron cómo tallaban las piedras y dimos una vuelta rápida por la tienda para no perder tiempo. Les dijimos que no teníamos dinero para comprar esas joyas y nos dejaron marchar sin darnos la lata demasiado.

El Wat That Doi Suthep es un gran templo que se encuentra en lo alto de un monte. Es uno de los más sagrados para los tailandeses. Según una leyenda, se ubica ahí porque una vez un elefante blanco que transportaba una reliquia de Buda vagó sin rumbo hasta detenerse en el monte Doi Suthep, convirtiendo así este lugar en el hogar de la reliquia.

Wat That Doi Suthep

Wat That Doi Suthep

Para acceder al templo desde donde te dejan los taxis o buses, hay unas larguísimas escaleras o si lo prefieres, puedes subir en ascensor. Nosotros optamos por subir en ascensor (que tiene un precio de 20 baths por persona) y luego bajar por las escaleras para hacernos fotos. En las escaleras se ponen una niñas vestidas con el traje de una tribu y si quieres hacerles fotos te piden una propinilla.

Niñas en Doi Suthep

Niñas en Doi Suthep

Es curioso ver la devoción que tiene esta gente. El templo estaba lleno de gente y no solo turistas. Eran muchos los devotos haciendo sus rezos. Para entrar al templo, aunque es al descubierto, tienes que quitarte los zapatos. Como había estado lloviendo, pues el suelo estaba mojado. Nosotros llevábamos calcetines que acabaron caladitos… ¡Pufff!
Doi Suthep

Doi Suthep

 

Al salir del templo, el taxista nos llevó al Palacio Bubhing pero resultó que estaba cerrado porque cierran a la hora de comer: entre las 11.30 y las 13.30 horas. Así que aprovechamos para ir a ver el jardín Doi Pui que está cerca. El Doi Pui es también el pico más alto de la montaña. Allí están también una de las tribus que hay en la zona, la etnia Hmong, pero nos interesaban en esta ocasión las flores que hay allí.
Jardín Doi Pui

Jardín Doi Pui

Al parecer hace años era una zona donde se cultivaba opio, pero ya no queda nada de esto. Tuvimos un poco de mala suerte, porque al llegar a Doi Pui comenzó a llover un poco… ¡La lluvia no quería dejarnos visitar Chiang Mai con tranquilidad!

Dimos una vuelta, hicimos algunas fotos y volvimos al Palacio Bubhing, que es una de las residencias de la familia real. Creo recordar que se trata de la residencia de verano… Y la verdad es que como las temperaturas son casi todo el año iguales… ¿Qué es lo que se considera verano allí? Fue precisamente con esta cuestión cuando nos dimos cuenta de que el taxista no tenía ni idea de inglés…

Resulta que de camino al Palacio, me da por preguntarle que en qué estación se consideraba que estábamos en Tailandia en ese momento para saber si la familia real estaría ahora allí o no. En esto que me dice «Ok» y coge el teléfono… La verdad es que no entendía nada de lo que estaba haciendo. Cuando le contestan al móvil me lo pasa para que preguntara a la persona que estaba al otro lado del teléfono lo que le estaba preguntando… Como me daba vergüenza preguntarle semejante chorrada por teléfono salí al paso preguntándole si el taxista podía dejarnos mejor en el Sunday Market para terminar el día en vez de en el hotel… ¡Lo que nos pudimos reir luego recordando la anécdota!

No sé si porque la familia real estaba allí o porque no se suele hacer, pero del Palacio, solo pudimos ver los exteriores con sus jardines y poco más… La verdad es que fue decepcionante. Porque además, los jardines no estaban muy bonitos que digamos, no había muchas flores… Había visto fotos antes de ir y son preciosos, pero supongo que dependerá de la época del año y la verdad es que en agosto no merece en absoluto la pena ir a visitarlo.

Aún así la extensión del Palacio y sus jardines es bastante grande y nos llevó cierto tiempo. Como ya había hambre y era hora de comer, al pasar por unos puestecillos que hay casi en la salida, decidimos pararnos para retomar fuerzas… Aunque la comida tampoco fue gran cosa. Tenían una especie de gofres que los podías rellenar con cosas saladas… La mezcla dulce del gofre y el salado del interior, no está muy allá que digamos.

Palacio Bubhing

Palacio Bubhing

Al salir del palacio me di cuenta de que necesitaba una nueva tarjeta de memoria porque me estaba quedando ya sin espacio y no queríamos perder el tiempo volviendo al hotel a descargar las fotos en el portátil, así que le pedimos al taxista que antes de ir al Sunday Market nos llevara algún centro comercial donde pudiéramos comprar una tarjeta de memoria…

Una vez más, el hombre me dijo que «Ok» y cogió su móvil y volvió a llamar… Cuando descolgaron, me pasó el teléfono y le indiqué a la chica que estaba al otro lado lo que quería. Luego ella se lo explicó en tailandés al taxista… :-O

Primero nos llevó a un centro comercial, pero no tenían las tarjetas como las quería… Luego nos llevó a otro y ahí si que la encontramos… ¡¡¡Y tirada de precio!!! Allí no había más turistas que nosotros, así que supongo que sería por eso que tenían tan buenos precios.

Ya finalmente nos dejó en el centro de Chiang Mai, donde se monta el Sunday Market que es un mercadillo de artesanías, recuerdos y comida que montan los domingos. También hay un Saturday Market por la misma zona los sábados, pero nosotros no lo vimos.

Como aún era pronto y el taxista nos había dejado junto al templo Wat Phra Sinhg, entramos a visitarlo. Está considerado como uno los templos estrella del casco antiguo de Chiang Mai porque es un ejemplo de arquitectura Lanna. Fue fundado en 1345 y alberga la imagen principal de Buda de la ciudad.

Wat Phra Sinhg

Wat Phra Sinhg

Como todavía no estaba montado aprovechamos para tomarnos unos batidos en una cafetería y luego para darnos unos masajitos de piernas y brazos durante una hora en puestecillo ambulante que había junto al mercado y quedamos como nuevos… ¡¡¡Ay qué gustazo los masajes y qué baratitos!!

Cuando terminamos ya estaba montado el mercadillo. Dimos una vueltecilla, compramos algunos regalos y recuerdos y aprovechamos para cenar allí… Durante todo el viaje habíamos sido muy reticentes a comer en puestos callejeros, pero este día no pudimos resistirnos a comer de esa manera. Y fuimos picando diferentes cosillas en varios puestos. ¡Estaba todo muy bueno!

Bichos fritos en el Sunday Market

Bichos fritos en el Sunday Market

Por primera vez en todo el viaje, vimos puestos en los que vendían bichejos fritos, pero fuimos incapaces de probarlos… ¡¡Qué asco!!

De vuelta al hotel, pasamos por el Mercado nocturno y compramos también algunos regalitos antes de subir a acostarnos. Al día siguiente tendríamos que madrugar que teníamos una excursión para ir a Chiang Rai.

Gastos del día
  • Entrada a Doi Suthep con ascensor: 30 + 20 = 50 baths x 2 personas = 100 baths
  • Propina a unas niñas vestidas con traje tradicional en Doi Suthep: 5 baths
  • Entrada al jardín Doi Pui: 10 x2 = 20 baths
  • Entrada a Bubhing Palace: 50 x 2 = 100 baths
  • Comida dentro de Bubhing Palace (gofre con cerdo y chili + gofre de salchicha + gofre de chocolate): 140 baths
  • Tarjeta de memoria de 8 GB en un centro comercial en Icon Square: 390 baths
  • Taxi durante todo el día: 1.000 baths
  • 1 expresso frappé y 1 smothies de piña en cafetería junto al Sunday Market: 140 baths
  • 1 llamada a España a teléfono fijo de 5 minutos en locutorio junto a Pra Singh y Sunday Market: 50 baths
  • 1 llamada a España a teléfono móvil de 4 minutos: 100 baths
  • Masaje de 1 hora de piernas y espalda: 100 x 2 = 200 baths
  • Cena en el Sunday Market:
    • Tortilla de mejillones: 20 baths
    • Botella agua pequeña: 10 baths
    • Botella agua grande: 20 baths
    • 3 patatas giratorias: 60 baths
    • Sandwich: 10 baths
    • 2 brochetas de cerdo: 20 baths
    • Empanillas en forma de rollito: 30 baths
    • 2 trozos de tarta: 50 baths
  • 1 camiseta de marca Armani para regalo: 150 baths
  • 1 bolso de tela artesano: 100 baths
  • Entrar en el baño en el centro comercial: 3 baths

TOTAL:  2.718 baths (unos 69,80 euros)

Más fotos en Flickr

Pin It on Pinterest